sábado, 25 de mayo de 2013

China- Africa La liebre estadounidense y la tortuga china, una fabula de alcance universal (Parte IV)


René Naba
Renenaba.com

Ver: Parte  I
        Parte II
       Parte III

El paso del Rubicón por Ifriqiya

China y el Magreb central.

Argelia, el buque insignia, y la flota china en la zona Sahel-Sahara.

De los tres países del Magreb central (Argelia, Marruecos y Túnez), Argelia ocupa de lejos la posición de socio privilegiado de China, tanto por razones históricas como por afinidades políticas. Una asociación sellada en la época de las guerras de liberación postcoloniales cuando China se dedicó a romper el bloqueo occidental del cual era objeto y Argelia libraba su guerra de independencia contra el poder colonial francés. Marruecos de una manera firme y Túnez de una forma más dúctil se alinearon con el campo pro atlantista.

Unasur en la mirilla yanqui

Ángel Guerra Cabrera
La Jornada


    Lo que se disputa hoy en América Latina y el Caribe es si se consolida el proyecto bolivariano de independencia e integración regional, o si Washington y las derechas locales consiguen derrotarlo. En esta batalla, los enemigos de nuestros pueblos utilizan los cuantiosos recursos materiales –incluyendo militares– y culturales acumulados por siglos de explotación, saqueo y opresión. Nuestros pueblos, a su vez, se valen de la rica experiencia de sus tradiciones patrióticas y revolucionarias, forjadas en la resistencia anticolonial y antiesclavista, las revoluciones por la primera independencia y las luchas antineocoloniales posteriores, inscriptas en la marcha hacia la segunda y definitiva independencia.
Es muy valioso el cúmulo de saberes políticos adquirido en las contiendas antineoliberales: desde el caracazo (1989) al levantamiento indígena de Chiapas(1994) y, en especial, durante los años de estelar liderazgo nacional y regional del comandante Hugo Chávez(1999-2013). Todavía no nos hemos dado cuenta cabalmente de cuánto alcanzó con su incansable batallar el meteórico venezolano.

Los ejercitos secretos de la OTAN (Parte VII):La guerra secreta en Francia

Daniele Ganser*

Si existe en Francia un secreto bien guardado es sin dudas el de la sangrienta guerra que los servicios secretos anglosajones libraron a lo largo de 60 años en París por el control de la vida política de la nación. Al revelar las peripecias de este enfrentamiento histórico, el historiador suizo Daniele Ganser subraya el papel del general Charles de Gaulle y sus seguidores en el proyecto nacional francés. Inicialmente respaldado por la CIA para regresar al poder, Charles de Gaulle llega después con sus ex compañeros de armas comunistas de la Resistencia a un consenso sobre la cuestión de la descolonización y acaba expulsando a la OTAN del territorio francés. Todo ello dará lugar a un conflicto interno en el seno de las estructuras secretas del Estado francés, conflicto que no ha terminado aún.

Este artículo es el capítulo 7 del libro Armées secrètes de l’OTAN

El pensamiento de Arturo Jauretche


Economía


 "Ese es el gran problema argentino: es el de la Inteligencia que no quiere entender que son las condiciones locales las que deben determinar el pensamiento político y económico. Esto no es una cosa nueva. No hace falta ser marxista para entenderlo. Más aún, Marx no entendía las condiciones económicas de los países subdesarrollados; las entendió Lenin que hizo una ampliación del marxismo. Un maestro del siglo XIX. Federico List, criticó esa concepción de la división internacional del trabajo, según costos comparativos. El explicó que los países que están en período de desarrollo, aceleran cada vez más ese desarrollo y lo profundizan con el libre comercio internacional pero los que recién emergen necesitan protección en las fronteras nacionales. El pensamiento de List promovió el desarrollo capitalista de Alemania y también de los Estados Unidos, porque List estuvo en los Estados Unidos e influyó en gran parte del pensamiento económico. Pero a nosotros nos han enseñado todo mal. Nos han enseñado por ejemplo, que la lucha entre Hamilton y Jefferson fue una lucha de orden institucional. No, era la lucha entre el capitalismo que surgía (Hamilton) y quienes tenían una idea agraria de los Estados Unidos (Jefferson) y ganó Hamilton. Nos han enseñando la Guerra de Secesión como una guerra motivada por las lloronas páginas de 'La Cabaña del Tío Tom', no como fue, una lucha entre los fabricantes de camisetas del norte que querían el algodón para ellos y necesitaban consumidores de camisetas en el sur (y no esclavos, como querían los dueños de las plantaciones) y a sus vez, los fabricantes de camisetas de Manchester que querían el algodón para ellos; el rey algodón tiene, más que ver con la Guerra de Secesión que 'La Cabaña del Tío Tom' ".

viernes, 24 de mayo de 2013

Obreros en lucha, ¿qué clase de clase es esa?


Rebeca Peralta Mariñelarena
Con Nuestra América

Resulta paradójico que durante toda la etapa neoliberal la COB no se manifestara con esa fuerza ni constituyera un partido obrero, como lo hace hoy para atacar al gobierno surgido de las organizaciones indígenas y campesinas. Las mismas que ya se aprestan a marchar rumbo a La Paz en una demostración de fuerza y respaldo a su gobierno y su presidente.

China- Africa La liebre estadounidense y la tortuga china, una fabula de alcance universal (Parte III)


René Naba
Renenaba.com

Ver: Parte  I
        Parte II

El juego de Francia: ¿Defensa del coto en conjunto con Israel?

La intervención francesa en Malí, en enero de 2013, refleja una estrategia de defensa del coto africano frente a la política de mordisqueo que llevan a cabo tanto China como el wahabismo por medio de las finanzas islámicas (Catar y Arabia Saudí).

Un objetivo ideal, ya que Malí constituye el mayor país musulmán de África occidental, donde han prosperado las finanzas islámicas mientras los malienses, desde hace un decenio, han girado progresivamente de Francia hacia las petromonarquías y donde China goza de un auténtico prestigio gracias a su obra de restauración del Centro de Documentación Islámica de Tombuctú.

Fue el mismo caso con el establecimiento de EUFOR (1), cuerpo expedicionario europeo encargado de interponerse entre los beligerantes en las fronteras entre Sudán y El Chad, que responde tanto a consideraciones humanitarias de los occidentales como a crear un trampolín estratégico en el centro de África próximo a la plataforma operativa de China en la zona. Un cordón sanitario idéntico al que los países occidentales quieren establecer alrededor de Irán, el otro gran proveedor de energía de China.

En ese contexto, el «redespliegue» militar francés en África constituyó una operación en dos tiempos dirigida a asociar a terceros (África, Europa, ONU) a las operaciones militares francesas en África con el fin de compartir los costes y diluir las responsabilidades conservando al mismo tiempo la dirección de las operaciones.

Una obra maestra de blanqueamiento cosmético de un reposicionamiento militar idéntico al aparato estadounidense del Golfo (Arabia Saudí, Barhéin, Catar, Kuwait e Irak) frente a Irán.
Lejanas reminiscencias de sus reveses coloniales, el activismo de Francia en Sudán, después en Libia, en Siria y en Malí, tiene el objetivo de garantizar su abastecimiento energético, sus exportaciones militares y sus centrales nucleares. De alguna manera subyacente responde al deseo de purgar su «complejo de Fachoda» (2), el desastre militar y diplomático francés sufrido en ese país frente a los ingleses en el siglo XIX durante la fase de conquista colonial que alejó permanentemente a Francia de las aguas del Nilo.

Dossier: Los diez años del kirchnerismo


Leonardo Grosso *

Somos lo que falta

El 25 de mayo de 2003 apareció el presidente que nos presentó una oportunidad histórica. Decía lo que pensaba y empezó a hacer lo que decía. Eso ya era un cambio de paradigma de la política para todos nosotros que veníamos de pelearla en los piquetes, en los barrios más humildes. Nosotros no creíamos en la política. Néstor nos mostró el camino de la política que nosotros estábamos reclamando. Empezó a reconstruir la confianza de la sociedad con la política.

jueves, 23 de mayo de 2013

Cómo convirtió EE.UU. a tres pacifistas en terroristas violentos


Fran Quigley
Common Dreams

En solo diez meses, los EE.UU. lograron transformar a una monja católica de 82 años y a dos pacifistas de trsnquilos manifestantes antinucleares por la paz acusados de delito de entrada ilegal, en delincuentes de delitos federales, condenados por violentos crímenes de terrorismo. Ahora en la cárcel, esperando sus sentencias por sus actos en el laboratorio de armas nucleares en Oak Ridge, su historia debería dejar helada a toda persona preocupada por el disenso en EE.UU.
De izquierda a derecha, Greg Boertje-Obed, hermana Megan Rice, y Michael Walli. (Foto: Saul joven / News Sentinel)

China- Africa La liebre estadounidense y la tortuga china, una fabula de alcance universal (Parte II)

René Naba*
En point de Mire


Ver: Parte I


La contención euro-estadounidense de China en África y la guerra psicológica
.
Gran vencedora de la Guerra Fría, la liebre estadounidense se benefició de un excepcional estado de gracia en la historia de las relaciones internacionales contemporáneas gracias a la implosión del bloque soviético, una década prodigiosa de unilateralidad que aceleró su dominio sobre zonas reticentes a su hegemonía, hasta el punto de que los admiradores interesados llegaron a considerar el siglo XXI «el siglo estadounidense» para celebrar «el destino manifiesto» de Estados Unidos.

Ciertamente la guerra del Golfo de 1990-1991 permitió a los estadounidenses plantarse en medio de los principales yacimientos petroleros del planeta, y la guerra de Kosovo en 1999 facilitó su implantación en Europa central, particularmente en Albania, considerada desde hacía mucho tiempo un bastión de la ortodoxia comunista.

Los ejercitos secretos de la OTAN (Parte VI): La guerra secreta en Italia

Daniele Ganser*


Estados Unidos, el país que se presenta como el gran defensor de la democracia, organizó fraudes electorales en Italia, así como dos golpes de Estado invisibles y no vaciló en hacer ejecutar al primer ministro italiano Aldo Moro. En esta sexta parte de su estudio sobre el Gladio, el historiador suizo Daniele Ganser explica cómo Washington controló la vida política en Italia, a espaldas de los italianos, a lo largo de 50 años.
Este artículo es el capítulo 6 del libro Armées secrètes de l’OTAN

miércoles, 22 de mayo de 2013

Héctor Valle: “No hay que dilapidar las reservas del Central


David Cufré
Pagina12
Las tensiones cambiarias del verano llevaron a dirigentes de la oposición y economistas de la city a recomendar desde una devaluación hasta la aplicación de una política monetaria y fiscal contractiva. Contra ese discurso dominante, el economista Héctor Valle –también director de YPF por el Estado– defiende la estrategia oficial de controles a la venta de divisas y reclama no dar marcha atrás. Apunta que existen cuestiones a revisar, como la falta de abastecimiento de moneda extranjera a turistas que viajan al exterior, pero enfatiza que la pelea de fondo es otra: lograr una desdolarización de la economía que permita consolidar el desarrollo de un modelo productivo. En esta entrevista con Página/12, uno de los referentes de la heterodoxia económica advierte que detrás de los movimientos del dólar blue se montan maniobras desestabilizadoras con fines políticos.

China- Africa La liebre estadounidense y la tortuga china, una fabula de alcance universal (Parte I)

René Naba*
En point de Mire


El nuevo presidente chino Xi Jinping reservó su primer viaje oficial para África en un acto simbólico que ilustra el vigor de la rivalidad entre China y Occidente en el continente negro y la preponderancia que ya tiene China en detrimento de los antiguos amos, Francia y Reino Unido, a los que ha sustituido en dos decenios.

Otro mensaje en clave, con un valor altamente significativo, es que el dirigente chino viajó el 26 de marzo a Sudáfrica en una visita de Estado al país vencedor del apartheid antes de la cumbre de los países emergentes de los BRICS, que se celebraba al día siguiente en Durban.
Pretoria constituyó la primera etapa de una gira por África que incluía en particular el Congo Brazzaville, feudo francés en África central, donde el presidente chino estuvo el 29 y el 30 de marzo para entrevistarse con su homólogo Denis Sassou Nguesso.

Noam Chomsky en defensa de los derechos del pueblo palestino

Noam Chomsky
The Jewish Week


En esta ocasión Noam Chomsky se unió al grupo de 20 académicos pertenecientes a las Universidades de Cambridge, Londres, Leeds, Southampton, Warwick, Newcastle, York y la universidad Abierta del Reino Unido que reclama el “boicot académico” a través de la Campaña por el Boicot, la Desinversión y Sanciones contra el régimen de Israel.

martes, 21 de mayo de 2013

La frasecita de Goebbels y la fábrica de mentiras

 Iván Almeida *
Nota publicada en Pagina12
el 3 de agosto de 2011 que merece ser releída.


“La banalización del apelativo ‘nazi’ no es un privilegio de la incultura argentina”, señala el autor, que parte de las expresiones de tres conocidos periodistas –“Es Goebbels puro, repetir, repetir una mentira hasta que se torna verdad”– para contar el origen de la frase y tomarla como ejemplo de “una patología de la circulación de discursos”.

lunes, 20 de mayo de 2013

Un planeta aparte


Eduardo Aliverti
Pagina12
Es probable que la semana pasada se haya cruzado un límite periodísticamente terminante, por decirlo de algún modo y por si quedaba alguna duda, en torno de hasta dónde puede llegarse en materia de operaciones de prensa.

Estados Unidos contra la Unión Europea. Todos contra todos

Pepe Escobar
Asia Times Online


París.–Los amantes del turbo-liberalismo se alegran, y toman sus botellas  de Moet en  un asiento en la primera fila; no habrá este verano un combate más sucio de todos contra todos que los rounds de apertura que oponen a dos gigantes occidentales. Olvidad el “pivoteo” del Pentágono hacia Asia sin abandonar el Medio Oriente; nada es comparables a este viaje a las entrañas del turbo-capitalismo, digno de un neo-Balzac.

Hablamos de un nuevo Santo Grial, un trato de libre mercado entre EE.UU. y la Unión Europea; la llegada de un gigantesco mercado interno transatlántico (25% de las exportaciones globales, 31% de las importaciones globales, 57% de las inversiones extranjeras), en el cual los bienes y servicios (pero no la gente) circularán “libremente”, lo que en teoría sacará a Europa de su actual "mieditis".

El problema es que para llegar a ese mundo feliz presidido por el "Dios Mercado", Europa tendrá que renunciar a algunas de sus complejas normas jurídicas, ecológicas, culturales y sanitarias.

En ese kafkiano/orwelliano paraíso burocrático también conocido como Bruselas, hordas de anónimos clones de los hombres con bombines de los cuadros de Magritte se quejan abiertamente de esta “aventura”; existe un consenso creciente de que Europa tiene poco que ganar y todo que perder en el asunto, en contraste con los ridiculizados enemigos de la integración europea, así como los fanáticos de una Europa “pro estadounidense” y “ultraliberal”.

Las consecuencias antidemocráticas de la concentración de la riqueza

Vicenç Navarro*

Una de las características de la situación a los dos lados del Atlántico Norte ha sido el enorme crecimiento de las desigualdades, con una gran concentración de las rentas y de la propiedad, ligada al gran deterioro de las instituciones democráticas, causado por esta concentración. Las instituciones políticas de los países están muy influenciadas por poderes financieros y económicos y por los sectores con mayor riqueza que configuran las intervenciones públicas que favorecen los intereses de estos poderes y sectores a costa de los intereses de la mayoría de la población.

Los ejércitos secretos de la OTAN (Parte V)

La guerra secreta, principal actividad de la política exterior de Washington

Daniele Ganser*


El Gladio no es una consecuencia secundaria de la guerra fría sino todo lo contrario. La guerra secreta comenzó durante la Segunda Guerra Mundial y todavía prosigue en la época actual. No constituye una herramienta más en la política exterior de los Estados Unidos sino su actividad central, como ya ha quedado demostrado en las investigaciones parlamentarias realizadas tanto en Estados Unidos como en Europa, así como en los trabajos de los historiadores. Para una mayor comprensión de la cara oculta de Estado renegado más poderoso del mundo, publicamos hoy esta quinta parte del estudio del investigador suizo Danièle Ganser.


Este artículo es el capítulo 2 del libro Armées secrètes de l’OTAN

domingo, 19 de mayo de 2013

Reinversión de utilidades


Alfredo Zaiat
Pagina12
El último informe de la Cepal sobre la inversión extranjera directa en América latina y el Caribe ofreció un dato inesperado teniendo en cuenta el bombardeo negativo sobre las perspectivas de la economía argentina. El año pasado, los ingresos por IED se incrementaron un 27 por ciento hasta totalizar 12.551 millones de dólares. El monto es el más elevado del nuevo siglo, superando el de 2000, cuando sumó 10.418 millones de dólares. Este resultado estuvo originado en otro dato inadvertido por los cultores de la economía del miedo, que emerge de una decisión de política económica: la reinversión de utilidades por parte de las compañías del exterior. Mediante diferentes regulaciones, sin una prohibición enunciada ni una ley de restricción, firmas extranjeras estuvieron inducidas a dejar los dólares en el circuito productivo doméstico en lugar de girarlos a sus casas matrices. El monto no remitido y que pasó a integrar la inversión extranjera directa durante el 2012 alcanzó los 7984 millones de dólares. El resto fue completado con aportes de capital por 3354 millones de dólares y préstamos entre compañías relacionadas (filiales) por 1214 millones de dólares.

La estrategia Indo-Pacífico de Estados Unidos

Alfredo Jalife-Rahme
La Jornada


   Hoy se escenifica en Washington una batalla sin cuartel, salpicada de una plétora de megaescándalos que tienen a Obama contra la pared, por la posesión del alma bélica de EU, en plena decadencia, entre los fracasados neoconservadores straussianos y los precavidos neorrealistas (v.gr. Zbigniew Brzezinski: ex consejero de Seguridad Nacional de Carter).

Letanía argentina


 Horacio González *
Pagina12
Videla parecía un hombre austero pero avergonzó a un país; dictó órdenes de muerte y se mantuvo en un ascetismo turbado; dirigió un Estado visible y no mostró demasiado la secreta fascinación que le provocaba el Estado que funcionaba en las catacumbas; intentó engañarse algunas veces sobre el caso de un poder que residiría en la Casa Rosada, pero sabía que el poder real estaba en las mazmorras clandestinas y en las disposiciones calladas que arrojaban cuerpos a fosas comunes, o al olvido carcomido de los ríos; era un cristiano practicante y no supo que llegó a una de las máximas más perturbadas de la fe, que es el aniquilamiento a través del dolor de los que ni siquiera se animó a llamar impíos; hizo una carrera militar trivial y oscura, pero no fue menos oscura su condición de asesino amparado en tabiques institucionales; no mostró desinterés por las instituciones pero sabía que su autoridad emanaba del crimen en sórdidas cárceles secretas; fue cobarde para llamar con alguna palabra a lo que hacía, no pudo así abandonar la mentira profunda que lo había quebrado como ser humano aunque fue él quien pensó que quebraba a los demás; gritó goles de la selección y se debió preguntar qué franja sentimental del aniquilador de vidas lo hacía levantar súbitamente de una butaca de tribuna; intentó explicaciones al final de su vida, pero solo emitía radiogramas guturales donde sugería crípticamente que matar protegido por el secreto de Estado era lo más recomendable; fue un hombre de la Iglesia pero creyó que si fusilaba a la luz, la Iglesia lo iba a reprender; no era posible saber si como farsante de su propia condición criminal, convencía a la Iglesia de actuar con sigilo o era ésta quien lo hacía sigiloso a él; parecía pronunciar frases liberales pero como simulador de Estado, su conciencia no podía ser inteligible en su condición de persona; como persona parecía un militar, como militar había deshabitado y quebrado su condición de persona; como hombre que parecía íntegro en la parca locuacidad que lo caracterizaba, era un monolingüista que solo conversaba en su conciencia de eremita, que sabía perdonarle para él solo su condición de asesino; como asesino que hizo pactos de sangre con empresarios y sacerdotes, descontó que sería indultado por la cruz, la plusvalía y la espada; como culpable indigno se negó a abandonar su condición de perdonado por la excepción que hizo sobre sí mismo; exceptuado por las mediaciones del Estado para no ser él mismo el que apretaba gatillos y manejaba artefactos de tortura, blindó su espíritu con la verdadera tortura de no saber para siempre lo que fue capaz de hacer; inconsciente del límite que había traspasado, como estudioso de reglamentos, pensó que matar era un mandamiento y las palabras dichas a media lengua y los eufemismos lo convencieron de que el mismo Videla que daba reportajes, no era el Videla espectral cuyo nombre se pronunciaba con miedo en los pasillos de las calabozos y aun al caer la tarde en las enmudecidas ciudades del país; arrodillado en las iglesias que le daban la hostia benéfica, no pensó lo que ese mismo arrodillarse podía significar en los cuerpos engrillados y sacrificados, algo que era más profundo ante la muerte que su incapacidad de reflexionar incluso sobre sus propias rodillas insensibles; como militar disciplinado no pudo revelarse a sí mismo qué significaban las recónditas ergástulas donde se retorcían cuerpos agraviados en medio de desechos y pestilencias; quiso ser voluntariamente mediocre y ni siquiera supo ser un asesino compungido pues mató como las máquinas parecidas a las que inventó la literatura para las colonias penitenciarias; perforó cuerpos y no se pudo sacar de encima la palabra cuerpo, eran los fantasmas que duplicaban en el pavor de la tortura una preferida idea castrense, los cuerpos militares; sin ser fascista hizo del cuerpo del ejército una reproducción esponjosa que absorbía toda la vida social; si hubiera sido fascista, hubiera debido convencer a los hombres de esa ideología que se podía serlo en materia de silenciosos asesinatos, en garitos sanguinolientos parecidos a cámaras de gas, pero sin el grito de consignas abismales, sin empeñarse en darle al mundo otros rostros fáusticos u ofrecerle loas a jefes supremos; sus convicciones eran ralas, un primitivo discurso de liberalismo económico y democracia ciudadana era el mantel impúdico con que ocultaba razonamientos como el de la disposición final; empleó la lengua del Estado para cortar de los cuerpos mucho más que las lenguas; rezó mucho y a cada plegaria abstracta acarreaba nuevos muertos en las órdenes que le daba a su discurso santo; puntuaba con cadáveres el camino de una fe; su nombre era pensionista del espanto en todas las habitaciones en que se instalaba el terror, pero vivió en un departamento de pocas habitaciones; creyó que una misión superior lo adornaba para siempre, pero su ornamento último era el del sistemático misionero de la muerte; como matador no era pasional, sino heredero de los grandes racionalistas del crimen; gozaba de una manera profundamente socarrona ir esposado en carros policiales o ser fotografiado en los camastros despojados de sus prisiones, pero la santidad que imaginaba estaba cribada por allanamientos nocturnos, robos, acribillamientos y latrocinios de toda especie, sobre todo el robo de nombres, la incautación de bebés; no podemos pensarlo en las edades de su vida, no sabemos si fue bebé, adolescente, hincha de fútbol, novio o esgrimista; sabemos muy poco de todo lo que no sea su tragedia de homicida con banda presidencial, oscuro cuadro que ennegreció una época y dejó sus efigies en paredes que sostenían cuadros oficiales con el pesar de propia arena y la misma cal. Su muerte no implica que la ocupación de hacerlo descender de las paredes no deba seguir siendo un gesto de libertad profunda del espíritu colectivo.
* Director de la Biblioteca Nacional. Profesor de la UBA.

El gobierno secreto que dirige los Estados Unidos

Peter Dale Scott

En un libro que por fin se publica en francés, el profesor Peter Dale Scott recorre la historia del «Estado profundo» en Estados Unidos, o sea la estructura secreta que dirige la política exterior y la política de defensa de ese país más allá de las apariencias democráticas. Este estudio ofrece la ocasión de poner bajo los reflectores al grupo que organizó los atentados del 11 de septiembre y que se financia a través del tráfico mundial de droga. Se trata de un libro de referencia cuya lectura aconsejan ya las academias militares y diplomáticas.