sábado, 22 de marzo de 2014

América Latina en la transición hegemónica

Raúl Zibechi
La Jornada [x]

      Es probable que estemos ingresando en el núcleo duro de la transición hegemónica, tanto a escala global como en la región latinoamericana. Los sucesos de Venezuela y Ucrania, sumados a los de Siria y Sudán, a los que cada mes se sumarán otros, parecen indicar que la transición hacia un mundo post estadounidense se acelera dejando una estela de crisis económicas, sociales y humanitarias. Una transición hegemónica no puede producirse sin crisis y guerras, nos agrade o no esa perspectiva.

Después de Crimea

Rafael Poch
La Vanguardia [x]
La Unión Europea puede ignorar la señal, hacer como si no ha pasado nada y seguir contribuyendo a la violencia en Ucrania y a la bronca global
Crimea significa que las cosas ya no van a ser como antes en Europa. No se puede seguir abusando de Rusia. Quien no lo entienda debe volver a escuchar el discurso de Putin, y observar su coreografía. No hay marcha atrás. Rusia, que siendo una autocracia tiene una política exterior mucho más prudente, responsable y constructiva que la de sus socios europeos, ha hablado a Occidente en el lenguaje que este utiliza y entiende: el lenguaje de la fuerza y del desprecio a la legalidad.

Desde la firma de la Carta de París para una nueva Europa de noviembre de 1990 (“¿Qué es eso?”, se preguntan los inútiles expertos de nuestros think tanks atlantistas), Occidente ha venido pisoteando el acuerdo general que puso fin a la guerra fría (crear una seguridad continental integrada, no a consta de la seguridad del otro y renunciando a bloques) y arrinconando a Rusia; ocupando y militarizando todos los espacios que su ejemplar retirada dejó libres, avanzando la OTAN, instalando escudos antimisiles de inequívoco sentido estratégico y bloqueando y deslegitimando como “intento imperial de reconstruir la URSS” cualquier intento de consolidación de Moscú por crear una gran zona comercial y aduanera. Eso ha pasado en Europa Oriental, en el Báltico, en Transcaucasia y en Asia Central. En Ucrania ha chocado con una línea roja.

El cambio de régimen inducido en Kíev, aprovechando una legítima revuelta popular y sobre un script de Estados Unidos con protagonismo polaco y acompañamientos europeos, ha sido un exceso. Incluso si la mitad de lo que ha revelado el General Aleksandr Yakimenko, ex jefe de los servicios secretos ucranianos, en materia de financiación, francotiradores, papel de las embajadas, campos de entrenamiento, etc., no fuera cierto, estamos ante un caso de manual. Y el resultado de este exceso, un gobierno llegado al poder de forma irregular que no es reconocido por la mitad del país, anuncia una larga inestabilidad. Reducir a “agitación moscovita” el desagrado que la administración de Kíev siembra con sus torpes decisiones (anulación de la ley sobre cooficialidad de lenguas, introducción de visados con Rusia donde trabajan 3 millones de ucranianos, venganzas y represalias contra los líderes de la disconformidad hacia todo ello) a menudo aplicadas por la fuerza ultraderechista tan bien representada en el gobierno, los ministros de fuerza y la justicia, es una locura.

En Crimea Rusia ha avisado de que no va a ceder más porque ya no le queda terreno al que replegarse. “Continuamente nos arrinconan porque tenemos una posición independiente (en el mundo) pero todo tiene sus límites y con Ucrania nuestros socios occidentales lo han traspasado de forma grosera e irresponsable”, ha dicho Putin.

Dos opciones
Después de Crimea la Unión Europea tiene dos opciones. Una es reconocer que Rusia tiene intereses geopolíticos legítimos, tanto relativos a seguridad como a economía, que hay que tener en cuenta. Para eso es necesario corregir algunos errores de bulto y comenzar a pensar en un sistema de seguridad continental integrado, en línea con la Carta de París de 1990. Tomar consciencia de que Ucrania no será estable con un gobierno hostil a Rusia, que solo mira a Occidente y con el que la mitad del país se impone a la otra mitad. Eso puede ser muy bueno para lograr bases militares en las barbas de Moscú, pero es una perspectiva de guerra civil. Contra eso la solución es obvia: un gobierno representativo de la diversidad de Ucrania, garantías de neutralidad y relaciones dobles y no excluyentes hacia el Este y el Oeste. Para esta opción se precisan políticos y estadistas europeos prudentes, con amplitud de miras y conscientes de que en tiempos de crisis tentar a la violencia con propuestas excluyentes en Ucrania es una doble temeridad.

Todo esto supone autocrítica y replanteamiento. También cierta emancipación de Estados Unidos en el diseño de la política exterior europea por parte de países como Alemania y Francia. La primera está fortaleciendo claramente su vector militar intervencionista que tanto desagrada a su ciudadanía. La segunda ha sido vergonzosa protagonista de aventuras como la de Libia, de la misma factura criminal que la de Irak, de cuyo desastroso resultado ni siquiera se habla.

La segunda opción es seguir con más de lo mismo. Seguir metiéndole el dedo en el ojo al oso ruso, más militarización en las barbas de Rusia, más demonización de Putin, más dobles raseros y más sanciones. Es decir, continuar como si el vuelco de la política rusa que Crimea ha evidenciado –ese “hasta aquí podíamos llegar”- no hubiera tenido lugar. Ucrania es el terreno perfecto para empujar a la Europa en crisis hacia una dinámica destructiva y militarizada que degenere en serios conflictos armados en Europa y en una nueva guerra fría de ámbito mundial. Si para la primera opción se precisan políticos prudentes, para ésta basta con un puñado de cretinos irresponsables en Bruselas, Berlín y Varsovia. Hay que decir que los hay: esta segunda opción sería la continuación lógica de la indecente y antisocial política que hemos visto en el continente en materia bancaria y monetaria en los últimos años.

Sanciones y efectos
No hay duda de que, metidos en sanciones, Occidente es más poderoso que Rusia. Mucho más. Solo la caída de la bolsa de Moscú que se ha propiciado ya le ha costado a Rusia 60.000 millones de dólares, más que los juegos de Sochi. El abultado accionariado occidental de empresas estratégicas rusas como Gazprom o Rosneft permite todo tipo de chantajes a Moscú allí donde más duele. Europa también puede plegarse a la estrategia que se apunta desde Washington, con fuertes ecos en Varsovia, de acabar con la “dependencia” europea del gas ruso, echando mano del desastre medioambiental del gas de esquisto y construyendo las infraestructuras necesarias para su recepción licuada desde América. Para ello basta con abandonarse a la rodada inercia de la guerra fría y olvidar el pensamiento más básico de los padres fundadores de la Unión Europea como Jean Monnet, a saber; que la interdependencia es clave de la paz y alternativa al enfrentamiento.
Sin duda Rusia sufrirá mucho más que la UE en esta necia escalada. Pero Rusia tiene una capacidad de aguante enorme. Enfrentada a verdaderas sanciones, si se le cortan las venas de su exportación energética a Europa –algo posible a seis o siete años vista- se hará ciertamente aún menos democrática hacia adentro.

Putin maneja desde hace tiempo lo que puede considerarse como un particular proyecto neocón eslavo-ortodoxo alternativo a la “decadencia de Occidente”. Ese proyecto toma fuerza en las experiencias que el país ha acumulado desde los años ochenta; la certeza de que el mundo no respeta a los débiles, de que el liberalismo como regla interior y la confianza en materia exterior solo conducen al abuso y al intento de dominio de Rusia. Todo eso empuja hacia un nuevo nacionalismo elitario, al reflejo de reducir la interdependencia, al regreso a la mentalidad soviética de fortaleza asediada, a un vuelco hacia Oriente y a rechazar lo poco que queda del espíritu democrático que aportó la perestroika de Gorbachov. (Andrei Medushevski en www.gorby.ru). Y, por supuesto, empuja también hacia una “respuesta consecuente”.

En los últimos días se ha registrado una retirada de capital de los fondos de Estados Unidos sin precedentes (100.000 millones) que se atribuye a fondos rusos. Llevada a su extremo la respuesta rusa a las sanciones europeas precipitaría a Alemania (y con ella a Europa) definitivamente a la recesión. En el peor de los escenarios, Moscú prepara represalias que incluyen la incautación de los bienes de las 6000 empresas alemanas allá presentes se advierte en medios empresariales alemanes. En seis o siete años Rusia también puede trazar nuevas venas exportadoras hacia China –algo de eso ya se ha hecho. Se dibujaría algo parecido a una nueva bipolaridad Este/Oeste que al parecer es el único esquema con el que los estrategas del complejo militar-industrial y energético de Estados Unidos saben operar, y en el que ni Pekín ni Moscú están interesados. ¿Lo está Europa?

Invitando al desastre
Metida en una crisis disolvente que está acabando con las últimas apariencias de aquel “club de iguales y prósperos” que nos vendieron dispuesto a diseminar por el mundo su benévolo “soft power”, la Unión Europea, con el maltrato de su periferia y las ínfulas hegemónicas y autoritarias de su centro, camina decidida hacia su potencial desintegración interna, mientras reafirma hacia afuera su histórico vicio colonial-imperial, bien patente en la presencia militar en Afganistán, Libia, África, Siria, y de forma general en la doctrina de seguridad alemana.

No faltan necios que ven en Ucrania la gran oportunidad para que Europa se decida de una vez por una “política exterior coherente” y agresiva. La enorme y chapucera estupidez ucraniana, “podría ser el principio de algo grande” dicen ciertos cretinos desde los correspondientes “think tanks” (Carnegie Europe). No falta quien recomienda a Ucrania armarse y dotarse del arma nuclear (Andrei Illarionov en Pravda.com).

Después de Crimea, cuando todos los indicadores sugieren prudencia y moderación, todo un ejército de irresponsables está invitando a la bronca, pidiendo mano dura desde los medios de comunicación. Ante tanta ceguera, después de Crimea hay que tener bien a mano aquellos argumentos contra la guerra de Irak y aquellas voluntades del movimiento por la paz alemán de principios de los ochenta. En tiempos de crisis los generales y los exportadores de armas cotizan al alza en Europa y la extrema derecha en auge –no solo en Ucrania- es particularmente sensible al redoblar de los tambores.

Venezuela : “El debate hoy es cómo frenar la violenta ofensiva de la derecha neoliberal”

Franck Gaudichaud y Valeria Ianni
Revista La Llamarada

venezuela
Venezuela se debate entre los intentos desestabilizadores de la derecha, los límites propios del proceso bolivariano y la posibilidad de que sea la clase trabajadora y el movimiento popular los que hagan avanzar un proyecto no exento de tensiones y contradicciones.
Entrevista a Franck Gaudichaud, miembro del equipo editorial de Rebelión.org, doctor en Ciencia Política y autor de varios libros sobre América Latina, con una investigación -dirigida por Michael Löwy- sobre Poder Popular y Cordones Industriales bajo el gobierno de Allende en Chile (1970 -1973).

Nazanín Armanian: “La doctrina exterior de Washington se basa en dirigir desde atrás; lo ha hecho en Libia, Mali, Siria y Ucrania”

Enric Llopis
Bandera Roja [x]

Estados Unidos canaliza hacia sus intereses lo que actualmente ocurre en el “avispero” ucraniano mediante “asesores militares” y grupos de extrema derecha, como los presentes en algunos de los ministerios que actualmente gobiernan en Kiev, según la politóloga hispano-Iraní Nazanin Armanian. Estos grupos (“Svoboda”) desempeñan el mismo rol que, en otro contexto, los muyahidines, redes de Al Qaeda o Taliban. Además, ante la impopularidad y el coste económico de embarcarse en nuevas guerras, la doctrina exterior de Obama se basa en el “Leading from behind” (“Dirigir desde atrás”). “Se trata de la primera baza en su política exterior”. Es así, explica Nazanín Armanian, mediante piezas geopolíticas interpuestas (Francia, Arabia Saudí, Qatar, Israel, Turquía, Alemania o Polonia), como Estados Unidos ha actuado en las recientes guerras imperiales: Libia, Mali, Siria y actualmente en Ucrania. 
P- ¿Existen intereses contradictorios entre Estados Unidos y la Unión Europea respecto a Ucrania? Si es así, ¿Cuál de los dos bloques se ha impuesto finalmente?

Existen estos intereses contradictorios no sólo entre EEUU y la UE, sino también entre los grupos del stablishment estadounidense (entre Obama y los de Tea Party) y también entre los países europeos. En cuanto a Ucrania, mientras Washington insiste en imponer sanciones económicas a Rusia por el despliegue de tropas rusas en Crimea y su anexión, los europeos clientes del gas ruso o aquellos como España que recibe a 1,5 millones de visitantes cada año, que están ampliando el volumen de sus negocios con los eslavos, no están dispuestos a ir más allá de algún pequeño gesto simbólico. Mire, la británica BP es el segundo mayor accionista de la petrolera rusa Rosneft, o los rusos son uno de los principales compradores de casas de lujo de Gran Bretaña.

Uno de los motivos de que Washington se haya metido en este “berenjenal” es justamente la rebeldía de la UE ante sus últimas hazañas militares. Pretende fortalecer su posición en la sumisa Nueva Europa (Polonia, Rumanía, etc.) aprovechando los sentimientos anti-rusos de estos países ahora que la Vieja, sumida en una profunda crisis multidimensional, no coopera; aun recuerda que Alemania se negó a apoyar el ataque a Irak y a Siria.

Pero Rusia no es Irán, al que se le pueden imponer sanciones y el mundo seguir su rumbo. Las sanciones que EEUU y la UE van a imponer a Rusia no le van a afectar demasiado: el mundo no es EEUU+UE. Rusia está con China en la Organización de Cooperación de Shangai (OCS) e importantes países de Asia Central (tanto en calidad de socios como de observadores) y también en BRICS (junto a Brasil, India, China y Sudáfrica); además, Rusia y UE están construyendo el megagaseoducto Nord Stream desde el Mar Báltico esquivando Ucrania, y tienen un volumen de negocios de 520 mil millones de dólares en 2012, de hecho, Rusia es el tercer mayor socio comercial de la UE después de los EE.UU. y China. Los europeos son el titular del 75% de la inversión extranjera directa en el país exsocialista. Se trata de uno de los pilares de la economía global, y hasta las propias compañías estadounidenses, como PepsiCo., que compró en 2010 la empresa Wimm-Bill-Dann, líder del sector alimenticio ruso, con las sanciones recibirían un impacto negativo.

 P-Has escrito que Ucrania es "uno de los países más estratégicos del planeta". ¿Por qué?

La importancia de Ucrania reside en que es la frontera vulnerable, y de gran profundidad estratégica, de una gran potencia regional y mundial como Rusia; además, hacía de tapón entre los socios de la OTAN y Rusia, y su posible adhesión a la Alianza supone una amenaza directa a la seguridad nacional rusa. Por otro lado, Putin -que desde Asia Central está rompiendo el cerco que la OTAN había creando alrededor de su país- tiene el respaldo de China para jugar bien sus cartas frente a un Obama y un EEUU muy debilitados. Moscú hoy puede admitir que Kiev no regrese a la esfera de la influencia rusa, pero no lo hará si el gobierno de Kiev es anti-ruso. (Ver: Ucrania y la gran ofensiva de EEUU contra Rusia). Una Ucrania pro-occidental es otro paso de EEUU en pretender aislar a Rusia y buscar su desintegración (ver: EEUU y la OTAN planean desmantelar la Federación Rusa). Una idea madurada desde que en 1918 el movimiento llamado “Prometeísmo”, promovido por el mariscal polaco Pilsudski lanzó para “liberar a las nacionalidades no rusas” del yugo de los eslavos. El fracaso de la OTAN en Asia Central (desde el ocupado Afganistán) y el acercamiento de los países de “stán” a Moscú, así como el protagonismo que está teniendo Rusia en la escena mundial (como su papel en las crisis de Irán y Siria), ha puesto en jaque a los “Neocon” americanos, que ven cómo el imperio se desvanece.

P- Señalas múltiples intereses geopolíticos

Ucrania ha sido uno de los accesos de Rusia al Mar Negro. Y ahora que en Kiev gobiernan los pro-OTAN, Moscú ha decidido quedarse con Crimea, desmontando buena parte de los planes del Occidente en “otanizar” el Mar Negro. Asimismo, por las instalaciones e infraestructuras construidas por Rusia en Ucrania pasan los principales gaseoductos que transportan el gas ruso a Europa. Otro objetivo del cambio de gobierno es impedir que Rusia pusiera en marcha la Comunidad Económica Eurasiática, prevista para el 2015, y cuyo núcleo era Ucrania. También, restarle fuerzas a Rusia desde Ucrania para desafiar a Estados Unidos en otras zonas en disputa. Abrir el mercado de Ucrania a los productos occidentales, a sabiendas que las mercancías ucranianas no podrán competir con ellos. Desde Ucrania, Moscú ampliaba su línea costera hasta el Mar Negro, fortalecía lazos con los más de 4 millones de ortodoxos, mantenía su base militar (también la aeroespacial), y accedía a los amplios y abundantes productos agrícolas. Ucrania para Rusia era todo eso y más. Le supone una gran pérdida.

P- ¿Qué rol han desempeñado grupos de ultraderecha-nazis antes y después de la toma del poder por la oposición en Ucrania? ¿Ha habido financiación y apoyo directo de estos grupos por parte de Estados Unidos-Unión Europea?

La publicación de una conversación grabada entre Urmas Paet, el ministro de Exteriores estonio y Catherine Ashton, la jefa de la diplomacia europea, en la que barajaban la posibilidad de que los francotiradores que disparaban a los manifestantes en Maydan fueran de la oposición, confirma no solo la sospecha que planteábamos cuando empezaron los disturbios en Kiev, sino que ésta podría ser la punta de iceberg de la injerencia de los occidentales, sus servicios secretos y de los grupos neo nazis en lo que sucede en este país, como también afirma Scott Rickard, ex agente de la Inteligencia de EEUU, que revela cómo UE y EEUU llevan años planeando desestabilizar este país. También apunta en esta dirección, la confesión de la subsecretaria de Estado de Estados Unidos, Victoria Nuland, de que desde 1991 su país había invertido más de 5.000.000.000 de dólares en Ucrania, y no precisamente para ayudar a los pobres del país.

Mire, el gobierno que el Occidente acaba de reconocer en Kiev, incluye seis ministros de partidos neo-nazis como “Svoboda” (“Libertad”). Estas fuerzas juegan el mismo papel que los fuerzas semi-fascistas que operan bajo los nombres de Muyahidines, Al Qaeda y Taliban, creados por EEUU y sus aliados justamente para desestabilizar las fronteras sureñas de Rusia, desde Afganistán, entre otros objetivos (Ver: Afganistán: ¿Por qué nos mienten?). A éstos energúmenos, la prensa occidental llamaba “luchadores por la libertad”. Sirvieron a la OTAN para arrasar el país, y dando la imagen de que son fuerzas locales los que luchan por la “libertad”, que no una potencia odiosa extranjera. Luego, los demonizaron llamándoles “terroristas” y mostrando sus actos más atroces contra la población, para así presentarse como salvadores justificando la “misión humanitaria”, aunque el objetivo real era ocupar militarmente el corazón de Asia Central. Puede que veamos a los angelicanos Cascos Azules de la ONU en Ucrania, bajo el mando del Pentágono, allanando el camino de los americanos.

P- ¿Se puede reducir lo que ha ocurrido en Ucrania a 20.000 personas en una plaza con apoyo de Estados Unidos, la Unión Europea y las televisiones occidentales? ¿Se hacía vida "normal" durante esos días en el resto de Kiev?

Es difícil imaginar que unas 20.000 manifestantes pacíficos hayan podido derrocar a un gobierno protegido por una potencia como Rusia, al menos que una Superpotencia haya podido realizar una obra de ingeniera política, económica, religiosa (¡que la iglesia ucraniana pedía independizarse de la rusa!) y militar previamente. Sin duda se han movido en el caldo de cultivo del descontento de amplias capas sociales, afectadas por las políticas del Yanukovich y su ineptitud. Por las noticias que nos llegaron, la gente ha dejado hacer la vida normal. Hay asaltos a viviendas de algunos líderes políticos (como al del Partido Comunista), sindicatos, etc., y la administración está casi paralizada, lo cual significa el retraso en los salarios, pensiones, en la atención sanitaria, etc.

P- Has afirmado en un artículo que en Libia y Siria, Estados Unidos ha actuado de modo similar a como lo ha hecho en Ucrania. ¿Encontramos aquí un patrón general de intervención? ¿En qué se basa y dónde se ha producido anteriormente (además de los casos señalados)?

“Leading from behind” (dirigir desde atrás) es el nombre con el que se ha bautizado la política de Barak Obama en los conflictos que se le presentan, sustituyendo el protagonismo que tomaba en los agresiones militares. Lo ha hecho en Libia, Mali (donde ha sido Francia quien ha hecho el trabajo más sucio), en Siria (encargó a Turquia, Israel, Qatar y Arabia Saudí), y ahora en Ucrania son los aliados Polonia y Alemania quienes llevan adelante su estrategia. Esta era una parte de la táctica de EEUU en influir sobre la situación interna de un país determinado: operaciones de bandera falsa, golpes de estado, atentados, ciberataques, etc. Lo que sucede ahora, es que se convierte en la primera baza de Washington en su política exterior. La opinión publica de EEUU, incluso su Congreso y Senado, están en contra de nuevas guerras. Si no estuvieron por la labor de atacar a Irán o Siria, pensar en un enfrentamiento bélico con Rusia son palabras mayores. Sin embargo, como hemos visto en políticos como John MacCain o Victoria Nuland, representantes de la oposición y el gobierno de EEUU, exhibiendo el apoyo de su país a los “rebeldes” en la plaza Maydan, podemos deducir que muy “pasivos” no son. Bajo el ropaje de “asesores militares” (por los acuerdos que la OTAN tiene firmados con el entonces gobierno “naranja” de Kiev), y los grupos de ultra derecha, el Pentágono intenta canalizar los acontecimientos del país, sobre todo ahora que Crimea se ha separado de Ucrania.

P- ¿Es una simplificación decir que la Unión Europea ha actuado bajo el dictado alemán y su afán de expansión hacia el Este? ¿Qué intereses reales se esconden tras la intervención de la UE en Ucrania?

La UE sigue las directrices de Washington. Alemania, la gran potencia europea, está acosada por 287 bases militares americanas en su suelo (Noruega tiene tres y España cinco); ha tenido que enviar a su canciller Merkel a ver a Obama una veintena de veces, para coordinar sus políticas en Europa y en el resto del mundo, y ni el escándalo de las escuchas a Merkel han herido el orgullo alemán. La conversación filtrada de Nuland, en su famosa llamada telefónica, en la que menosprecia a Alemania e insulta a Europa por no haber derrocado el gobierno de Yanukovich, muestra quién dirige el cotarro en Ucrania. Aun así, Berlín espera que en la nueva situación de este país, consiga ampliar no solo sus mercados, sino su influencia hasta el Mar Negro y su acceso a Oriente Medio por tierra a través de los Balcanes, llenar el vacío que está dejando Estados Unidos en distintas zonas del mundo, a pesar de que hoy gobierna a una Europa debilitada y fragmentada.

P- ¿Qué peso real representaban las inversiones estadounidenses en Ucrania durante los últimos años? ¿Han influido de algún modo en el “golpe” (por cierto, ¿compartes esta calificación?)

Ha habido un golpe de Estado en toda regla. Forzar la destitución y la huida del presidente, la toma del parlamento y los medios de comunicación son elementos de un golpe “clásico”. Solo el gobierno de EEUU ha invertido unos 5.000 millones de dólares en diferentes sectores de la economía y en la sociedad ucraniana para aumentar su influencia en el país, mientras la Cámara de Comercio Americana-Ucraniana pretendía aumentar sus inversiones en el sector energético, medicamentos, y agrícola; el principal interés de Washington está en debilitar a Rusia.

P- ¿Resulta esencial Crimea para Rusia? Si es así, ¿por qué? ¿Qué papel desempeña China en la zona?

Es tan esencial que se ha atrevido a desgajarla de Ucrania, algo que EEUU no se atrevió con el Kurdistán de Irak. Crimea para Rusia significa: Poder ampliar su dominio sobre el Mar Negro y también sobre los exportadores y corredores de hidrocarburos de la zona, poniendo en un gran aprieto al Occidente, que además pretendía reducir su dependencia energética de Rusia. Fortalecer su base naval de Sebastopol, rompiendo el acuerdo firmado con Ucrania en 1997 que le impide modernizar y ampliar las instalaciones militares que son de la era soviética. Los buques rusos desde esta base participaron en la guerra de Georgia y también en la de Siria. Pero la separación de Crimea de Ucrania también le perjudica en cuanto a que permite a Ucrania adherirse a la OTAN. O que, por las sanciones del Occidente y la enemistad con Ucrania, Crimea perderá buena parte de sus seis millones de turistas y se pueda convertir en una carga para Moscú, ahora que ha invertido millones de dólares en la bella ciudad de Soshi.

P- ¿Consideras que el conflicto se saldará con un reparto de áreas geopolíticas, Ucrania para Estados Unidos-Unión Europea y Crimea para Rusia?

Este conflicto aun puede ir a más y romper Ucrania en dos, en perjuicio del Occidente: la parte occidental que es menos desarrollada, se integraría en la UE, mientras el sector industrial y las costas del Mar Negro se mantendrían bajo la influencia rusa. La “Doctrina Medvedev” establece que el gobierno ruso tiene el deber de proteger a sus ciudadanos en cualquier zona del mundo, y el hecho de que haya repartido previamente pasaportes rusos entre los compatriotas ucranianos, les permite una entrada militar en el escenario, de consecuencias imprevisibles para la paz mundial.

P- Por último, ¿ves la posibilidad de que se vuelva, a escala global, a un escenario similar al de la guerra fría? ¿Puede configurarse un bloque Rusia-China que haga frente a Estados Unidos?

El “concepto estratégico” de la OTAN, trazado en la cumbre de la OTAN en 2012, que apuntaba contener a China como objetivo –vía domesticar a Irán y Rusia-, preparaba el escenario para una Guerra Fría entre las potencias mundiales por los recursos y las zonas de influencia. Sin embargo, dos años después el eje Rusia-China se siente con tanta fuerza que desafían a EEUU y a la UE. Hoy, Pekín ha declarado “ilegales” las sanciones impuestas a Rusia y ha amenazado con exigir a EEUU el pago de sus deudas si no las levanta. Existen dos grandes bloques donde Rusia y China coordinan sus políticas: La Organización de Cooperación de Shangai y los BRICS.

De hecho, uno de los motivos de provocar crisis en Ucrania era justamente acabar con la posibilidad de que se integrara en la OCS. En diciembre pasado, Pekín firmó un acuerdo con Kiev, su socio estratégico, para invertir 8.000 millones de dólares en el país y entregarle un préstamo de 10.000 millones a cambio del alquiler de tres millones de hectáreas de las fértiles tierras ucranianas para los próximos 50 años, mientras estudiaba la solicitud de Yuschenko de ingresar en la OCS. Por si estos acuerdos no fueran suficientes para preocupar a la UE y EEUU, los BRICS estrechaban lazos con esta tierra de grandes reservas de gas y campos de cereales. El reciente encuentro de Obama con el tibetano Dalai Lama y el atentado terrorista que ha dejado unas 150 víctimas entre muertos y heridos en China, posiblemente por un grupo separatista musulmán Uigur, son señales del uso de las cuestiones étnico-religiosas para presionar a Pekín.

El acercamiento de Irán a EEUU, que va paralelo a su alejamiento de Rusia y China, es un triunfo para Obama que ya tranquilo podrá avanzar por el Mar de China (con millones de barriles de petróleo y billones de pies cúbicos de gas), cercando al gigante, para luego controlar el estratégico Estrecho de Malaca, que une el Mar de China Oriental con el océano Indico y Europa. Por sus aguas circula la mitad del tonelaje mercante mundial. El reparto de las zonas de influencia entre las grandes y pequeñas potencias, sigue y bajo su peso, aplasta a cientos de miles de personas.

Rusia 1 - "Cambia-regímenes" 0

Pepe Escobar
Asia Times Online [x]

El Departamento de Estado de EE.UU. ha aceptado prácticamente una Ucrania "finlandizada", la solución propuesta desde el principio por el ministro de Exteriores ruso Sergey Lavrov. Hay que contar con que el Secretario de Estado John Kerry exagere y trate de robar el show y que los medios corporativos estadounidenses se lo traguen. Esencialmente, Moscú no necesitó la ayuda del referendo crimeo; el “Khaganato de Nuland” ha metido su propio autogol.

Obama: El verdugo obsecuente

Mike Whitney*
CounterPunch [x]

“Los crímenes de los Estados Unidos han sido sistemáticos, constantes, salvajes, y no ha habido remordimiento, pero de hecho muy pocas personas han hablado de ellos. Hay que concedérselo a América. Ha llevado a cabo una manipulación absolutamente clínica del poder a escala mundial, mientras se presentaba con el disfraz de una fuerza del bien universal.” Harold Pinter, Discurso de aceptación del Premio Nobel, 7 de diciembre de 2005.
“Obama es solo un verdugo obsecuente. Desde el punto de vista de la clase gobernante, es el testaferro perfecto porque su mera apariencia confunde y desarma a tantos. Parece haber pasado toda su vida tratando de ser escogido para el papel de Judas. Y todo esto está en su currículum vitae.” -bevin, Comments line, Moon of Alabama.

viernes, 21 de marzo de 2014

La dimensión moral de los juicios

Jorge Auat
Página12 [x]

Hace pocos días el diario La Nación publicó una nota de opinión del historiador Luis Alberto Romero y la recogió parcialmente unos días después como editorial. “Cuándo la política desvirtúa a la Justicia” fue el título de aquella columna que puso en discusión el accionar judicial en los juicios de lesa humanidad y los contextos en los que se desarrollan actualmente. Vale la pena echar un vistazo y profundizar la discusión. La primera cuestión en la que el autor riega fuera de la maceta es su crítica a los actos populares que suelen celebrarse en la primera audiencia de un juicio, como fue el caso de Mendoza y que, en verdad, fue multitudinario. Esta mirada indudablemente teñida de un interés político-ideológico no advierte que estas expresiones, que sin duda son de júbilo, tienen un sentido que dista mucho de lo que se pretende reflejar en la nota como un show frívolo que denigra la calidad institucional de los juicios. Es un análisis simplista y lineal que lee la letra como dibujo y naturalmente no advierte el gesto liberador de un reclamo largamente esperado, un “por fin”. Y tampoco repara en lo más importante: la reivindicación de la víctima, su resignificación, su regreso como sujeto, su visibilización. Mirado así, con el sufrimiento en la piel, se podrá entender el sentido profundo del gesto.

jueves, 20 de marzo de 2014

Crimea: regalo de Occidente a Rusia

Ángel Guerra Cabrera
La Jornada [x]

      Qué creían los mediocres políticos que gobiernan Estados Unidos y la Unión Europea? ¿Que nada menos que Vladimir Vladimírovich Putin iba a aceptarles con los brazos cruzados el establecimiento por la fuerza de un gobierno enemigo en Kiev y, poco después, de los tanques de la OTAN en la frontera rusa?

Tres lecciones sobre la crisis en Europa

Alejandro Nadal
La Jornada [x]

      La narrativa de la derecha para explicar la crisis en Europa tiene dos vertientes. Primero, considera que los gobiernos fueron irresponsables en el gasto y por ello incurrieron en una crisis de deuda soberana. Segundo, insiste en que los altos costos salariales en los países de la periferia europea provocaron el deterioro de su competitividad y llevaron a un déficit insostenible en la cuenta corriente. Se supone que esto provocó los desequilibrios estructurales entre economías superavitarias y países deficitarios. Ambas visiones de la crisis están equivocadas, pero la derecha insiste en mantenerlas como verdad absoluta y los medios de (des)información han machacado tanto esta historieta que mucha gente ha terminado por creer que algo tiene de verdad.

El nuevo gran juego (de amenazas) en Eurasia

Pepe Escobar*
Asia Times Online [x]

En Ucrania, Occidente apoyó un golpe inconstitucional contra un gobierno elegido perpetrado, entre otros, por guardias de asalto fascistas/neonazis (Svoboda, Sector Derecho) instrumentalizado por la inteligencia estadounidense. Después de un contragolpe ruso, el presidente Barack Obama proclamó que cualquier referendo en Crimea “violaría la constitución ucraniana y violaría el derecho internacional”. 

No todas las clases sociales pierden con la crisis



Daniel Raventós*
Sin Permiso [x]

Reino de España: 5.896.300 parados según la EPA del último trimestre de 2013, es decir, un 26 por ciento de tasa de paro. Una tasa que se más que duplica entre las personas jóvenes menores de 25 años: 55,6 por ciento. Casi tres millones de personas están oficialmente en el paro desde hace más de un año, mientras que 1’8 millones de hogares tiene a todos sus componentes en el paro. Aunque conocidas, pocas cifras pueden describir más breve y tajantemente una realidad social.

Ucrania La hipocresía de las grandes potencias

Owen Jones
The Independent [x]

Una nube de testosterona en forma de hongo se ha abatido sobre las redes sociales; aspirantes a Dr. Strangelove reclaman incluso una acción militar contra Rusia, es decir, dar el “primer paso hacia el exterminio nuclear de la especie humana”. El enfoque de los gobiernos occidentales, por suerte, ha sido bastante más comedido, aunque no exactamente por amor a la paz: el Partido Conservador británico, financiado por la City londinense, quiere que el dinero ruso siga fluyendo a las entidades financieras, y el gobierno alemán no quiere que le cierren la espita de gas.

miércoles, 19 de marzo de 2014

Martínez de Hoz: una experiencia concreta y un arquetipo de estrategia liberal

Eduardo L. Curia
Diario BAE [x]
En diversas notas cortas en la que procedimos, por pedidos periodísticos, a hacer un comentario sobre la significación económica de Martínez de Hoz en la historia económica del país, usamos un par de conceptos que es útil ampliar ahora. Uno se refiere al péndulo argentino, que acuñó Marcelo Diamand. La gestión del extinto ex ministro de la dictadura militar, constituyó una fase de dicho péndulo, aun con características especiales, que hicieron redimensionar al mismo. El otro concepto tiene que ver con la configuración de un “arquetipo”: la gestión en cuestión fue una experiencia singular, pero, a la par, representó un arquetipo o modelo de las estrategias aperturistas apalancadas en el ingreso de capitales externos, y ligadas al retraso cambiario. Empecemos por el tópico del péndulo.

La banca especula con materias primas y alimentos



Eric Toussaint
CADTM [x]

Mediante sus actividades de trading, los bancos son los principales especuladores en los mercados de contratación directa y a término de materias primas y de productos agrícolas, puesto que disponen de medios financieros netamente más grandes que los otros protagonistas en juego. Un corta visita a la web de lCommodity business awards |1| permite descubrir una lista de bancos y de corredores de bolsa que tienen un papel de primer orden en el mercado de commodities |2| —sea el mercado donde los bienes primarios se compran y venden físicamente o aquel de derivados que tienen como subyacentes las commodities—. Entre esos bancos, encontramos casi siempre a BNP Paribas, Morgan Stanley, Crédit Suisse, Deutsche Bank y Société General. Algunos van incluso más allá y se dotan de instrumentos para influir directamente en los stocks de materias primas. Es el caso del Crédit Suisse, que está asociado a Glencore-Xstrata, la mayor sociedad mundial de corretaje de materias primas |3|. Entre los bancos europeos, BNP Paribas es, junto con Deutsche Bank, uno de los más influyentes en el mercado de commodities, y tiene un papel clave en el sector de los derivados sobre materias primas. |4|

Superan 10 ricos mexicanos ingresos de toda la población

Roberto González Amador
La Jornada [x]
Poseen una fortuna de 132 mil millones de dólares
Dominan en telecomunicaciones, minería, comercio y otros rubros.
Su riqueza equivale a una décima parte del valor de la economía.
Encabezan el listado Slim, Larrea, Bailleres y Salinas Pliego.
Son apenas 10, pero se hallan en la verdadera punta de la pirámide de la distribución del ingreso. Una decena de empresarios mexicanos, con intereses que van de las telecomunicaciones a la minería y el comercio, posee una fortuna de 132 mil 900 millones de dóllares, alrededor de 1.8 billones de pesos mexicanos, de acuerdo con el listado de la revista Forbes.

El precio de la paz en Ucrania

Robert Fisk
The Independient
Foto
El presidente en funciones de Ucrania, Aleksandr Turchinov, calificó de juego sucio la firma del acuerdo de anexión de Crimea a Rusia. El gobierno de Kiev está consciente de que no puede enfrentar a Moscú en el terreno militar; no obstante, ha instalado mesas de reclutamiento en la capital ucraniaFoto Xinhua

    Por alguna razón, las dos grandes guerras del siglo pasado comenzaron en lugares recónditos. De seguro en enero de 1914 la mayoría de las personas eran incapaces de encontrar Sarajevo en un mapa, y en estos tiempos, ¿cuántos habríamos sido capaces de encontrar Simferopol en un mapa hace un año? ¿O hace tres semanas, para el caso? La Segunda Guerra Mundial comenzó porque los británicos no podían aceptar un nuevo acuerdo tramposo como el de Checoslovaquia, un pleito en un lugar lejano del que nuestro pueblo no sabe nada, en el que nuestro Neville Chamberlain por lo menos puso la distancia antes que la ignorancia. Es decir, fue por Polonia, la cual, por una jugarreta del destino, comparte frontera con la actual Ucrania.

Golpe blando



Luis Bruschtein
Página 12 [x]

Aquellos viejos villanos, los peores del barrio, los que hacían el trabajo sucio de los señoritos, los militares, han sido descartados. Las elites ya no entregan a sus filas a ninguno de sus hijos. No hay dobles apellidos y ya no son invitados a las reuniones conspirativas de los grandes señores que a veces ya los miran con cierta desconfianza. Los golpes militares, aquella pesadilla infinita, han caído en el desprestigio, perdieron glamour, han pasado de moda. Ahora se habla de golpes blandos.

Crisis en Canadá: Ucrania en otra posición Imagina que se inviertan los roles

 Daniel Patrick Welch
Global Research [x]

Mi mente está a punto de explotar. Las noticias son tan surrealistas que sólo puedo enfrentarlas recurriendo a la sátira. Imagina que se inviertan los roles… (borrosa escena de transición onírica):

martes, 18 de marzo de 2014

Entrevista con el politólogo ucraniano Mijaíl Pogrebinski: “Impedir una destructiva guerra civil”

Rafael Poch
La Vanguardia [x]


Nacido en Kíev en 1946, el físico Mijáil Pogrebinski, director del Centro de Investigaciones Políticas y de Conflictología de Kíev (KCEPIK), es uno de los politólogos y analistas más respetados de Ucrania. En esta entrevista aborda el diagnóstico sobre la crisis en ese país, algunos interrogantes y pronósticos sobre su actual situación, así como posibles vías para salir del enredo pacíficamente.

Arabia Saudita, sitiada y temerosa

Immanuel Wallerstein
La Jornada [x]

Durante mucho tiempo, al régimen saudí se le ha considerado pilar de estabilidad en Medio Oriente; el país convocaba respeto y prudencia de todos sus vecinos. Esto no es ya cierto, y los primeros en reconocerlo son los jugadores internos en el régimen. Hoy se sienten sitiados por todas partes y están bastante temerosos de las consecuencias de los disturbios en Medio Oriente para la supervivencia del régimen.

¿Es Alemania el modelo a seguir?

Leonardo Plasencia
Global Research [x]

allemagne4
Alemania es vista en el mundo entero como un ejemplo de éxito y un modelo a seguir para las demás naciones. Una infraestructura envidiable, una población educada, una fuerza laboral preparada y, por sobre todas las cosas, un complejo industrial basado en la innovación y la tecnología de punta que le valieron el título de “primer exportador mundial”, por encima de las dos superpotencias, Estados Unidos y China. Sin embargo, no todos son elogios para el gigante del viejo continente. Periodistas y economistas de Francia y Alemania se reunieron en la ciudad de París para desmenuzar el modelo germano y romper con algunos mitos que pretenden imponer a la primera economía europea como el modelo incuestionable de eficiencia y prosperidad.

lunes, 17 de marzo de 2014

El futuro

David Brooks
La Jornada [x]


       El futuro de Estados Unidos se puede ver hoy en la generación de jóvenes más diversa en raza, cultura y origen, que para 2043 transformará este país en uno donde por primera vez los blancos pasarán a ser una minoría más, algo que invita cambios bienvenidos por muchos, pero que también asusta a otros y que en parte explica algunas de las tensiones políticas y sociales hoy día.

CIA: espionaje, tortura y mentiras

Amy Goodman y Denis Moynihan
Democracy Now!
"Lo que no me deja dormir por la noche es la posibilidad de que haya otro atentado contra Estados Unidos", afirmó la Senadora Dianne Feinstein el mes pasado en lo que en ese momento era su defensa habitual del amplio programa de espionaje a nivel mundial de la Agencia de Seguridad Nacional y de otras agencias de inteligencia de Estados Unidos. Todo eso cambió ahora que piensa que la CIA espió y les mintió a miembros de la comisión que preside, la poderosa Comisión Selecta de Inteligencia del Senado. La comisión se creó después de que el escándalo de Watergate provocara la caída del Gobierno de Nixon. La Comisión de Control de las Actividades de los Servicios de Inteligencia, presidida en aquel entonces por el senador demócrata de Idaho Frank Church, realizó una investigación exhaustiva de los abusos cometidos por las agencias de inteligencia de Estados Unidos, con respecto a todas sus actividades, desde el espionaje de manifestantes opositores a la guerra, hasta el asesinato de líderes extranjeros. Así comenzó la era moderna de la supervisión de las actividades de inteligencia de Estados Unidos por parte del Congreso y el Poder judicial.

domingo, 16 de marzo de 2014

El pecado original de la economía argentina

Aldo Ferrer*
Le monde diplomatique 

La encrucijada en la que se encuentra la economía argentina tiene su raíz en la restricción externa de divisas, resultado de un modelo productivo desequilibrado, altamente dependiente de las importaciones y poco innovador. Un repaso de la historia económica del país permite entender cómo se llegó a la situación actual.
Después de la crisis terminal del 2001/2, el cambio de rumbo de la política económica argentina permitió recuperar la producción y el empleo, reestructurar la deuda externa, cancelar la deuda pendiente con el FMI y atender necesidades sociales urgentes. En el nuevo escenario, reaparecen antiguos problemas vinculados a la naturaleza de su estructura productiva y a los vínculos de la economía nacional con su contexto externo. Recordemos los antecedentes del problema.

Realidad, delito lumpen y miedo


 

Juan Alonso
Tiempo Argentino [x]
Las nuevas formas de alarma y la batalla cultural del delito. Del crimen de un colectivero al arrebato de cuatro pibes chorros.