sábado, 25 de abril de 2015

El marco económico de la Semana Santa de 1987

Horacio Rovelli
Infonews[ x]

Al momento del primer levantamiento carapintada, los sectores beneficiados por la dictadura militar y sus socios, los grandes bancos acreedores, ya habían logrado que el gobierno de Raúl Alfonsín legitimara la espuria deuda externa generada por ellos mismos tras el golpe del 24 de marzo de 1976, con lo cual el Estado Argentino terminaba por aceptar y convalidar una deuda de 46.000 millones de dólares de esa época (65% de nuestro Producto Bruto Interno). Pero el plano de la discusión ya era otro; reconocida la deuda, había que pagarla, y para eso tenían proyectado lo que después se conoció como el Plan Baker. Dicho plan debe su nombre al secretario del Tesoro de Estados Unidos, James Baker, quien presentó en la Asamblea conjunta del FMI y del Banco Mundial, en octubre de 1985, en Seúl, un documento titulado Programa para el Crecimiento Sostenido que básicamente proponía que los deudores debían lograr una tasa más alta de ahorro y de inversión internos a fin de propender al crecimiento sostenido, para lo cual debían continuar aplicando los ajustes de corto plazo indicados por el FMI junto con políticas macroeconómicas aperturistas y de libre mercado, que incluían las privatizaciones de empresas públicas, para que la inversión privada encontrara condiciones propicias.

miércoles, 22 de abril de 2015

El multilateralismo de Asia

Joseph Stiglitz
Project-Syndicate [x]

NUEVA YORK – El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial están en vísperas de celebrar sus reuniones anuales, pero la gran noticia con respecto a la gobernanza de la economía mundial no surgirá en Washington D.C. durante los próximos días. De hecho, se la conoció el mes pasado, cuando el Reino Unido, Alemania, Francia e Italia se unieron a más de otros treinta países, y se convirtieron en miembros fundadores del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII). El BAII con 50 mil millones de dólares estadounidenses, fue puesto en marcha por China y ayudará a satisfacer las enormes necesidades de infraestructura de Asia, mismas que van mucho más allá de la capacidad que tienen los mecanismos institucionales de financiación de hoy en día.

Cuestión de doble rasero: maldita Venezuela, bendito Egipto

Luis Matías López*
Público.es [x]

La próxima semana, el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, será recibido en España con todos los honores. A finales de enero, el rey Felipe VI se entrevistó con él en Addis Abbeba con ocasión de la cumbre de la Unión Africana, y a mediados de abril el ministro de Industria, José Manuel Soria, le transmitió en El Cairo el apoyo del Gobierno de Mariano Rajoy al proceso de transición política y la solidaridad en su lucha contra el terrorismo. Ni una palabra sobre el hecho de que Al Sisi derribó con un golpe de Estado a un presidente elegido democráticamente, ilegalizó a su partido y persiguió con saña a sus miembros.

¿Sustituye China a EU como superpotencia global?

Alfredo Jalife-Rahme
La Jornada [x]

     People’s Daily, portavoz del Partido Comunista chino, celebra los nuevos cambios en el balance de poder entre China y Estados Unidos (EU) a cconsecuencia de la creación paradigmática del nuevo banco chino de desarrollo (http://goo.gl/AcqoRH), lo cual ya había apreciado hace un mes como un game changer (punto de inflexión) (http://goo.gl/VfwMXH)”.

Sabían exactamente lo que hacían El nuevo desorden mundial

Tariq Ali
counterpunch.org [x]

Hace tres décadas, con el fin de la Guerra Fría y el desmantelamiento de las dictaduras de América del Sur, muchos esperaban que por fin se materializara el famoso "dividendo de la paz" prometido por Bush padre y Thatcher. No hubo suerte. Lo que hemos tenido han sido continuas guerras, levantamientos, intolerancia y fundamentalismos de todo tipo, religiosos, étnicos e imperialistas. Las revelaciones sobre las redes de vigilancia occidentales han acrecentado el sentimiento de que las instituciones democráticas no están funcionando como deberían y que, nos guste o no, estamos ante el crepúsculo de la propia democracia.