viernes, 7 de agosto de 2015

Turquía. Clinton, Juppé, Erdoğan, Daesh y el PKK

Thierry Meyssan*
Voltairenet [x]
La reanudación de la represión contra los kurdos en Turquía es consecuencia de la imposibilidad, ya demostrada, de concretar el plan Juppé-Wright, planteado en 2011. Aunque resultó fácil desplegar el Emirato Islámico (Daesh) en el desierto y en las provincias iraquíes de Ninive y al-Anbar, mayoritariamente sunnitas, ha resultado imposible controlar los poblados kurdos de Siria. Para realizar su sueño de crear un Kurdistán fuera de Turquía, el presidente turco Erdogan no tendrá más opción que la guerra civil
JPEG - 24 KB
Publicado en 2013, el plan Wright retoma elementos del plan del ex ministro francés Alain Juppé para Libia, Siria e Irak. Pero Robin Wright va más lejos, incluyendo proyectos para Arabia Saudita y Yemen.

De cómo Netanyahu saboteará el acuerdo nuclear entre Irán y EEUU

Nazanín Armanian*
Público.es [x]
Atónito se han quedado aquellos que se creyeron los gritos de “¡Que viene el lobo!”de Benjamín Netanyahu, -advirtiendo del lanzamiento inminente de las inexistentes armas de destrucción masiva iraníes-, al ver su oposición al histórico acuerdo de Viena del 14 de julio del 2015 entre Irán y las potencias mundiales que paraliza el desarrollo de la industria nuclear iraní. ¿No era eso lo que quería?
Junto con la extrema derecha israelí, hay otras tres fuerzas que impugnan este contrato:

Las autoridades europeas se niegan a permitir la recuperación de la economía griega, haciendo más probable su eventual salida del Eurogrupo

Mark Weisbrot 
Público.es [x]

La batalla por el futuro de Europa, actualmente centrada en Grecia, está lejos de culminar. No obstante, con el acuerdo tentativo alcanzado entre el gobierno de Syriza y las autoridades europeas, no cabe duda de que se ha entrado a una nueva fase.

Miguel Ángel Beltrán y el terrorismo de Estado en Colombia

Renán Vega Cantor*
La Rosa Blindada [x]
La persecución y criminalización a que el Estado colombiano ha sometido al profesor e investigador Miguel Ángel Beltrán durante los últimos seis años es un ejemplo fehaciente, a través de un caso personal, del terrorismo de Estado que se ha impuesto en Colombia.
“Muchos jueces son incorruptibles, nadie puede inducirlos a hacer justicia”.
Bertolt Brecht

“Es imposible mantener la dignidad sin el coraje para examinar esta perversidad y oponerse a ella”.
Bertrand Russell

Trump, un bufón que busca llegar a la Casa Blanca y por ahora lidera sondeos

David Brooks
La Jornada [x]

El elenco de aspirantes presidenciales del Partido Republicano suma 17 (el debate de hoy se realizará sólo con los primeros diez con más apoyo en las encuestas). Arriba, de izquierda a derecha: Donald Trump, Jeb Bush, Scott Walker, Mike Huckabee y Ben Carson. Abajo: Ted Cruz, Marco Rubio, Rand Paul, Chris Christie y John KasichFoto Reuters David Brooks Corresponsal Periódico La Jornada Jueves 6 de agosto de 2015, p. 21 Nueva York.

EE.UU. es el obstáculo en el camino

Joseph Stiglitz
Project-Syndicate [x]

Recientemente se llevó a cabo la Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo en la capital de Etiopía, Addis Abeba. La conferencia se celebró en un momento en que los países en desarrollo y los mercados emergentes han demostrado su capacidad de absorber grandes cantidades de dinero de manera productiva. De hecho, las tareas que estos países están emprendiendo –  realización de inversiones en infraestructura (carreteras, electricidad, puertos, y mucho más), construcción ciudades que un día van a llegar a ser el hogar de miles de millones de personas y desplazamiento hacia una economía verde – son realmente enormes.

Un problema llamado Alemania.

Boaventura de Sousa Santos 
TeleSur [x]
El problema con Alemania siempre ha sido que es demasiado grande para Europa y demasiado pequeño para el mundo.

Un misil ponzoñoso contra Lula

Ángel Guerra Cabrera
La Jornada [x]

El ex guerrillero José Dirceu, jefe de gabinete del primer gobierno de Lula da Silva ha sido arrestado por orden del juez Sergio Moro. La fiscalía lo acusa de ser autor intelectual y beneficiario del presunto esquema de corrupción en la estatal Petrobras que sacude a Brasil desde el año pasado.

Haití: un infierno que nunca acaba

Vicky Peláez
Sputniknews [x]
Abandonad toda esperanza aquellos que entréis aquí— Dante Alighieri, Divina Comedia, Vestíbulo del Infierno
Estamos acostumbrados hablar de la crisis económica que afecta durante los últimos siete años el bienestar de los norteamericanos y los europeos pero ni siquiera nos imaginamos que sucedería si la actual crisis duraría más de 200 años. Cualquiera dirá que esto es imposible.

La Europa que no queremos

 Serge Halimi
Le Monde diplomatique

Un movimiento joven y lleno de energía pretendía transformar una nación y despertar al Viejo Continente. El Eurogrupo y el Fondo Monetario Internacional (FMI) destruyeron esa esperanza.

jueves, 6 de agosto de 2015

Dossier. ¿Camina Brasil hacia un golpe de Estado?

Juan Manuel Karg
Actualidad.RT [x]

El próximo 16 de agosto habrá en Brasil una nueva movilización contra el gobierno de Dilma Rousseffreelecto en 2014 por más de 54 millones de votos. En eso podría encontrarse una similitud con las marchas convocadas meses atrás, aunque ahora es el propio PSDB el que llama a movilizar. Sin embargo, el escenario cambió a partir de esta semana con la detención de José Dirceu, ex jefe de gabinete de Luiz Inácio Lula da Silva: subió un nivel más el acoso político-mediático contra el PT. ¿El intento consiste ahora en buscar disminuir los niveles de popularidad que aún conserva el ex presidente brasileño, a fin de evitar un posible retorno en 2018 al gobierno del nacido en Pernambuco? ¿La justicia brasileña, en connivencia con buena parte de la prensa de aquel país, busca ver en prisión a Lula para acabar con la era del PT en el gobierno?

Pasar de la seguridad que mata a la paz esperada

Manuel Humberto Restrepo Domínguez
Boyacaradio [x]

La seguridad fue convertida en el arma que se arroja para impedir la realización de los derechos, en especial los asociados a las necesidades vitales para vivir con dignidad y a la participación en las decisiones políticas. En nombre de la seguridad con el eufemismo de democrática, Colombia entró de lleno en el túnel de la confusión, el temor, el miedo a la institucionalidad del estado, la pérdida de sentido ético y la negación de la política como efecto de conjunto. Nadie podía ser ajeno a invocar la seguridad como bandera, ni cuestionar sus éxitos hoy descubiertos con dolor como aterradoras cifras de engaño. Hubo un giro de al menos 180 grados en los ejes de paz o guerra. Es cada vez mas claro que la seguridad fue sostenida con muerte, con cifras modeladas en el despacho del gobierno, lo que conduce a buscar que la paz que se pacte entre el estado colombiano y la insurgencia, tendrá que entender a los derechos humanos como asuntos concretos cuya estructura ética, social, política y normativa exige que tengan garantías materiales como requisito para su realización y oportunidades para ejercerlos sin obstáculos, sin barreras, sin los prejuicios morales, raciales y sexuales que todavía rondan a funcionarios e instituciones del estado y que impiden salir de los imaginarios de la sociedad sometida a la guerra y movida por el miedo.

El diktado de Alemania

Ignacio Ramonet
Le monde diplomatique

Sólo en las películas de terror se ven escenas tan sádicas como las que vimos el 13 de julio pasado en Bruselas, cuando el primer ministro griego Alexis Tsipras –herido, derrotado, humillado– tuvo que acatar en público, cabizbajo, el diktado de la canciller de Alemania, Angela Merkel, renunciando así a su programa de liberación por el cual fue elegido, y el cual precisamente acababa de ser ratificado por su pueblo mediante referéndum.

martes, 4 de agosto de 2015

ONU: ¿nueva bandera falsa para encubrir la masacre del MH17?

Carlos Santa María
Actualidad.RT [x]

Se conoce científicamente que el avión comercial MH17, con 298 pasajeros a bordo, fue derribado por la metralla y (o) misil de un caza SU-25 que pertenecía a la aviación de Ucrania. Lo confirma de modo irrefutable el casco de la aeronave donde se ven los orificios causados por ésta. Lo que es de extraña sensación es que las potencias que poseen todas las evidencias existentes “aún no lo sepan”.

El elefante kurdo

John Feffer*
Foreign Policy in Focus [x]

Mezclemos algunas metáforas en Oriente Próximo. Todas tienen que ver con elefantes.

En la zona de crisis que incluye Irán, Iraq, Turquía y Siria, los kurdos son el elefante en la habitación. Constituyen el “problema” del que nadie quiere hablar realmente.

25 verdades del economista Thomas Piketty sobre la deuda griega

Salim Lamrani
Al Mayadeen [x]

El autor del libro El capital en el siglo XXI denuncia la hipocresía de la troika y del Fondo Monetario Internacional sobre la cuestión de la deuda.[1]

Racismo en Estados Unidos, historia viva

Carlos Gutiérrez M.
Le Monde diplomatique

“Por primera vez supe lo que era viajar en vehículos en donde campeara el más rígido sincronismo. A los negros se les obligaba a entrar por las puertas traseras, con el fin de que no transitaran por las puertas reservadas a los blancos. Me tocó ver a una negra lujosamente vestida que penetró al vehículo por la puerta delantera y tras de recibir la amonestación del chofer, que quiso rechazarla, sufrió el desprecio y las malas caras de los blancos, al cruzar, como una exhalación, el corto trayecto que les estaba reservado. Al extremo opuesto del bus, todos los negros con los rostros rígidos, chispeantes de indignación, vimos llegar a la señora como náufrago que alcanzara un lugar firme en medio del océano” (1).

La política del hombre común

José Natanson
Le Monde diplomatique
You can’t start a fire
You can’t start a fire without a spark
This gun’s for hire
even if we’re just dancing in the dark
Bruce Springsteen, Dancing in the dark 

La “justicia” libia conviene a Occidente

Robert Fisk
The Independient [x]

Cerrarles la boca. De eso se trata. Un golpe del verdugo, una descarga del pelotón de fusilamiento, y los secretos se van a la tumba. Saddam Hussein no tuvo oportunidad de contarnos sus acuerdos con las empresas estadunidenses y alemanas que proveyeron el gas que usó con los kurdos. Y ahora el espía maestro de Kadafi, Abdalá Senussi, será fusilado en Libia antes que tenga oportunidad de relatar la íntima relación que tenía con nuestros servicios de seguridad occidentales cuando servía de enlace entre su jefe, la CIA y el MI6.

¿Por qué EEUU contribuye a la caída de Turquía al infierno?

Nazanín Armanian*
Público.es [x]
En octubre de 2014 el gobierno de Tayeb Erdogan condicionaba su lucha contra elEstado Islámico (EI) y que EEUU pudiera utilizar la base militar de Incirlik a que la OTAN acabara con Bashar Al Assad. Y ahora, de repente, bombardea las supuestas posiciones del EI y “de paso” las de la guerrilla kurda del PKK en Irak, mientras autoriza a Washington para que ataque Siria desde Incirlik. ¿Esto significa que Barak Obama cumplirá su parte? ¿Va a crear para ello una zona de exclusión área en el norte de Siria, como el inicio de la desintegración de Siria, igual que se hizo con Irak en 1991? ¿Es una coincidencia que estas operaciones hayan tenido lugar días después de que Obama consiguiera de Irán —aliado de Damasco— el acuerdo nuclear de contenido secreto? ¿Y lo es también que el 12 de julio Ankara acogiese una reunión de la oposición derechista de Siria con el plan de formar un gobierno en exilo? Y ¿qué cosa más valiosa espera recibir Erdogan a cambio de destrozar las negociaciones de paz con el PKK? ¿Qué problema tenía con la guerrilla que no podía resolverse por la vía del diálogo?

La crisis no es griega, europea o china, es mundial

Julio C. Gambina* [x]

En un mes, entre mediados de junio y julio cayó un 30% la valorización bursátil en Shanghái, una de las ciudades emblemáticas de la expansión económica de China, y en un año su deuda creció de manera exponencial.

lunes, 3 de agosto de 2015

China. Cara a cara con la revolución

Juan Forn
Pagina 12 [x]

En julio de 1966, el viejo Mao estaba supuestamente jubilado en provincias pero, ante las inequívocas señales de que China se recuperaba luego del catastrófico Gran Salto Hacia Adelante que él mismo había puesto en marcha en 1958 (con un saldo de veinte millones de muertos por inanición), decidió lanzarse a las aguas del Yangtzé durante un acto público en su honor y nadar quince kilómetros. En realidad sólo se dejó flotar en la mansa corriente del río durante una hora, pero el rumor que corrió por toda China fue que el Gran Conductor se había revitalizado y, a los setenta y tres años, volvía a escena. Dos días después Mao entraba en Pekín, obligando a renunciar a Liu Xaoqi, el sucesor que él mismo había dejado, y dando vía libre a los jóvenes rabiosos de las Guardias Rojas para motorizar la hoy tristemente célebre Revolución Cultural. El viejo zorro que había dicho “La política es la guerra por otros medios” iniciaba ahora una guerra total contra su propio partido, con la consigna: “Muerte a todo lo viejo”.

François Morin, economista francés de la Universidad de Toulouse. “El oligopolio bancario actúa como una banda organizada”

Eduardo Febbro
Página 12 [x]

El mundo, la política, las democracias y las finanzas están dominados por una hidra mundial compuesta por 28 grandes bancos internacionales cuyas políticas fijan el curso no sólo de las finanzas sino, también, de las democracias parlamentarias. Este es el argumento implacable y rigurosamente demostrado por el economista francés François Morin en el libro de investigación que acaba de aparecer en Francia: La Hidra Mundial, el Oligopolio Bancario (Lux Editeur). Profesor emérito de ciencias económicas en la Universidad de Toulouse, François Morin fue miembro del consejo general del Banco de Francia y del Consejo de análisis económico. “La hidra mundial” es un conglomerado de 28 bancos coordinados entre sí –“interconectados”– que manejan el mercado cambiario, las tasas de interés, crean los productos tóxicos por los cuales luego pagan los Estados, o sea, los ciudadanos, influyen en las políticas económicas y modelan las democracias a su antojo.

Dicen que Paraguay está en África. Un mosaico de horrores

André Vltchek*
CounterPunch [x]

Siempre me gustó este país de tierra roja, ríos caudalosos y calles empedradas con adoquines. Me gustan sus buganvillas, sus largas noches silenciosas y sus inconmensurables espacios abiertos. Pero al pueblo paraguayo casi todas las cosas le han ido mal, al menos a su mayoría indígena. 
Antes de que Evo Morales se convirtiera en presidente, Bolivia era el país más destituido de Sudamérica. Paraguay estaba ligeramente “por encima de él”, la segunda nación más pobre. Ahora, muy probablemente, es la más mísera.

Kostis Karpozilos, historiador griego: “La pregunta ya no es si podemos criticar las políticas de austeridad, sino si la izquierda es capaz de generar una visión alternativa.”

Daphne Barley
Carcaj [x]
En los últimos días, Grecia ha estado en el ojo del huracán y en la página central de la actualidad internacional. Pensando más allá de los meros hechos que han sido la noticia, si la situación griega tiene hoy la importancia inminente que tiene a escala global, es principalmente por tres aspectos: por una parte, porque revela, en alguna medida, mucho más drásticamente que hasta ahora, la otra cara de la UE, aquella que pareciera dominar y hoy, incluso, amenazar el proyecto de la “Europa de los pueblos”; cara que la muestra más bien como una institución agente de los intereses de una clase capitalista europea decidida a hacer del proyecto continental una plataforma para el desarrollo de su propio capital financiero. En segundo lugar porque, dando a conocer esta cara del proyecto europeo, aquello que se hace evidente son las consecuencias políticas de la implantación del modelo neoliberal en Europa: es decir, el fracaso del viejo modelo de los Estados de bienestar, por una parte, y la organización del continente bajo el gobierno implacable de una administración económica, capaz de llevar a cabo golpes de Estados de facto, como de hecho parece estar ocurriendo en Grecia, con tal de sofocar cualquier tipo de articulación política que desde el interior busque poner en cuestión las decisiones de la tecnocracia financiera encargada de la administración del conjunto. Finalmente, la situación griega es reveladora porque Syriza, hasta el día de la victoria de Oxi en el plebiscito, pareció alentar las perspectivas de una nueva izquierda capaz de responder a los desafíos de nuestro tiempo y enfrentar con renovado ímpetu el orden neoliberal, y ahora su fracaso parece poner en tela de juicio la realidad de los replanteamientos a los que esta nueva izquierda se había tenido que enfrentar, al menos en Europa, durante las últimas tres décadas.

EEUU persigue a Lula y Dilma por defender el BRICS

Vicky Peláez
Sputniknews [x]
Las grandes masas sucumbirán más fácilmente a una gran mentira que a una pequeña"— Adolf Hitler, 1889-1945
Los países sudamericanos Venezuela, Ecuador, Bolivia, Argentina y Brasil que se atrevieron a socavar la hegemonía norteamericana en la región, se han sumergido de repente, como por magia, en una crisis caracterizada por el caos sistémico de diferente intensidad en cada uno de estos países, y que por supuesto está promovida por los medios de comunicación, banqueros, latifundistas, empresarios, tecnócratas, narcotraficantes y sectas religiosas.

"Puerto pobre" vs. Puerto Rico

Salvador González Briceño
Alainet [x]
*De la vitrina del Caribe a la Grecia del Caribe *El estatus de Estado Libre Asociado es el quid *Las políticas neoliberales, lastre de Washington

Grecia.

 Michel Husson*
Al`encontre [x]

La rendición del gobierno de Tsipras a las imposiciones de la troika constituye una dolorosa derrota para quienes somos partidarios de una alternativa a la austeridad neoliberal en Europa. Recordemos brevemente, aunque sea de forma desordenada, las razones de esta derrota: subestimar la agresividad de las "instituciones", esa mezcla de fanatismo económico y de voluntad política para machacar una alternativa; no haber preparado las condiciones materiales para una ruptura que pasaba, sobre todo, por la suspensión unilateral del pago de la deuda; la no construcción de la relación de fuerzas ideológica interna necesaria para esta ruptura; la incapacidad de asumir el “no” del referéndum, al llevar a adoptar, en la lógica de una unión nacional, medidas que el propio gobierno había planteado a la población rechazar [en el referéndum]; y la ausencia de gobiernos que se alinearan en la misma perspectiva y el débil apoyo de los movimientos sociales.

De los vascos a los argelinos, de la colonización “interna” a la “colonización externa” La lógica colonial francesa

Said Bouamama
bouamamas [x]

El discurso sobre la República y los “valores de la República” volvieron de manera fulgurante al primer plano político y mediático con ocasión de los atentados de enero de 2015 y de su instrumentalización ideológica por parte de Manuel Valls. El relato nacional construido por la clase dominante como ideología de justificación y de legitimación de su poder se volvió a desplegar con sus conceptos farragosos y sus oposiciones binarias (universalismo contra particularismo, modernidad contra reacción, ilustración contra oscurantismo, asimilación contra comunitarismo, etc.). En varias ocasiones nos hemos explicado sobre los retos de esta secuencia histórica que fue “yo soy Charlie [i]". Hoy queremos centrarnos en lo que hace posible esta instrumentalización: la interiorización generalizada en una parte importante de la izquierda del mito de la “misión civilizadora” como herramienta de emancipación de los pueblos de Francia dentro del Hexágono*, y de los pueblos y naciones de Asia, África y América en el exterior de este. Así, las lógicas, objetivos y procesos que presidieron la colonización son de la misma naturaleza que los desplegados en lo que hay que denominar “colonización interna”.
La colonización como proceso de generalización de la relación social capitalista
En su histórico “Discurso sobre el colonialismo”, Aimé Césaire analiza el capitalismo como una “forma de civilización que en un momento dado de su historia se ve obligada de manera interna a extender a escala mundial la competencia de sus economías antagonistas” [ii]. Esta competencia y esta lógica extensiva son consustanciales al capitalismo. Primero se despliegan en las periferias cercanas a unos centros de emergencia del nuevo modo de producción capitalista antes de extenderse a unas periferias más lejanas.
Rosa Luxemburgo pone de relieve acertadamente que esta lógica extensiva supone y necesita la destrucción de las “economías naturales”, de las “economías campesinas” y de las culturas populares en las que se han elaborado históricamente [iii]. Marx describió precisamente el reto que supone esta lucha para el nuevo modo de producción capitalista: «Se había tenido una producción cuyo único excedente era valor de cambio y que se presuponía a la circulación; ahora se pasa a una producción que solo funciona en relación a la circulación y cuyo contenido exclusivo es el valor de cambio” [iv]. Por consiguiente, la lógica extensiva y la guerra contra las “economías” periféricas (primero de proximidad y luego más alejadas) no se despliegan por “maldad” o por “vicio”. Simplemente son la consecuencia lógica del nuevo modo de producción. Reducir la extensión colonial del modo de producción capitalista a una lucha contra el feudalismo ocultando que también es una lucha contra unas “economías naturales” y unas “economías campesinas”, por retomar las expresiones de Rosa Luxemburgo, lleva a la ceguera frente a la resistencia tanto pasada como actual, tanto en el Hexágono como a escala internacional, a la nivelación y a la uniformización capitalista. El Estado francés centralizador no ha sido sino una herramienta de guerra contra el feudalismo, pero también una máquina de destrucción de las economías anteriores y de las culturas que las portaban.
Al hablar de las periferias colonizadas de fuera del Hexágono, Aimé Césaire resume así las características que para el capitalismo constituyen unos obstáculos que hay que destruir: “Eran unas sociedades comunitarias, nunca de todos para algunos. Eran unas sociedades no solo antecapitalistas, como se ha dicho, sino también anticapitalistas. Eran unas sociedades democráticas, siempre. Eran sociedades cooperativas, unas sociedades fraternales” [v].
Por supuesto, hay una idealización asumida de estas sociedades por parte de Aimé Césaire porque su obra es una obra de lucha y denuncia, pero eso no merma en nada las principales características de estas “economías naturales y campesinas”. Recordar estos hechos no quiere decir que haya que construir el futuro por medio de una vuelta a estas formas del pasado. La historia no se reescribe borrando algunas de estas fases sino superándolas hacia un horizonte de emancipación.
Es esencial tener en cuenta esta base material de la colonización para no derivar a una oposición idealista (y, por lo tanto, impotente) a la colonización. Esta última está dotada de un movimiento histórico que le lleva a adoptar diferentes rostros en función de la relación de fuerzas. Los discursos sobre la nación, sobre la asimilación, sobre la integración, sobre el universalismo abstracto, etc., no son sino acompañamientos ideológicos de un proceso de sometimiento total de una periferia a un centro a beneficio de este último.
Estos discursos se mantuvieron primero en el marco de la construcción nacional francesa antes de extenderse a las naciones ultramarinas. Fueron unos instrumentos del establecimiento de la dependencia económica y de la asimilación tanto cultural como lingüística de las culturas del Hexágono antes de servir a los mismos objetivos (con unos medios aún más brutales) para los demás continentes. La colonización interior precedió e hizo posible la colonización exterior.
La asimilación como herramienta ideológica de la construcción nacional francesa
Frantz Fanon destaca pertinentemente que el proceso colonial es indisociable del racismo. Para desplegarse supone la emergencia y la interiorización de dos complejos: el complejo de superioridad para unas personas y el complejo de inferioridad para otras [vi]. El papel del aparato de Estado en Francia ha sido precisamente producir, favorecer y extender ambos complejos por todos los medios disponibles, desde la inculcación ideológica a la violencia abierta.
La cuestión de la cultura en general y de la lengua en particular adquiere una importancia particular en este proceso de sometimiento. Para justificar el sometimiento económico de una periferia a un centro se trata de jerarquizar las culturas y las lenguas. Así, el pensador ilustrado Denis Diderot lo plantea como una evidencia indiscutible: “En un Estado unificado políticamente es legítimo que haya una sola lengua y considerar las demás formas lingüísticas dialectos locales que se dejan al populacho de provincias” [vii]La confusión entre lengua común compartida y lengua única impuesta revela el proceso de sometimiento y de colonización de las periferias. Al ser indisociable la lengua de la cultura de la que nació, la inferiorización lingüística es en el mejor de los casos una inferiorización cultural y en el peor una destrucción cultural. Hablamos de “mejor” y “peor” situándonos desde el punto de vista de las periferias puesto que para el centro “mejor” es la desaparición total de la alteridad, es decir, la asimilación.
Suzanne Citron puso de relieve la lógica de razonamiento que lleva a este mesianismo de destrucción de las alteridades. Se basa en la reducción de los protagonistas de la Revolución Francesa a una lucha binaria: burguesía contra feudalismo. Ahora bien, este binarismo es una simplificación de la realidad social de los habitantes del Hexágono. Elimina al tercer protagonista: el mundo campesino, sus pueblos y sus lenguas: “Arriba cultura aristocrática franca, monárquica, católica; abajo, cultura burguesa y urbana, cultura de la Razón, cultura de la Ilustración; el sistema de representación que la sustentaba no integraba al mundo rural, sus dialectos locales, sus solidaridades de pueblo” [viii].
Es evidente que esta actitud supone un complejo de superioridad del centro. Se trata ni más ni menos que de plantear el carácter universal de la lengua francesa otorgándole una superioridad de esencia. Así es como habla de ello Bertrand Barrère de Vieuzac, diputado en los Estados Generales y después en la Convención Nacional, para apelar a una guerra para erradicar las lenguas del Hexágono: “El federalismo y la superstición hablan bajo bretón; la emigración y el odio a la República hablan alemán, la contrarrevolución habla italiano y el fanatismo habla vasco. Acabemos con estos instrumentos de daño y de error […] Solo pertenecen a la lengua francesa que desde hace cuatro años leen todos los pueblos […], solo a ella le corresponde convertirse en la lengua universal. Pero esta ambición es la del genio de la libertad” [ix].
Esta lógica de pensamiento que ya era hegemónico en el momento de la revolución burguesa (la cual, recordémoslo, se despliega a la vez contra el feudalismo y contra las economías y culturas populares) continúa y su punto culminante es la Tercera República [francesa] que es a la vez la de la guerra contra la diversidad y la de la colonización interna. En consecuencia, la construcción nacional francesa se construye por medio de una negación de los pueblos del Hexágono (occitano, vasco, bretón, etc.) a través de una confusión entre la unidad política y la unicidad cultural, y de una guerra a la alteridad. Pero esta negación no deja de tener fundamentos materiales: se arraiga en la necesidad de imponer las relaciones sociales capitalistas a unas tierras que hasta entonces funcionaban según una lógica económica diferente. Por eso son indisociables liberación nacional y lucha de clases.
Liberación nacional y lucha de clases
Hablar de lucha de liberación nacional a propósito de los pueblos del Hexágono hace que en Francia se corra el peligro de ser acusado de reaccionario, de partidario de una vuelta al feudalismo. Por el contrario, consideramos que no hacerlo equivale a dejar campo libre a la extrema derecha que sabe muy bien canalizar unas revueltas legítimas para desviarlas de sus objetivos reales. Por consiguiente, convienen precisar de qué se trata, no en la abstracción pura sino en las condiciones concretas del capitalismo francés actual.
En nuestra opinión, abordar la lucha de liberación nacional sin vincularla a la lucha de clases es un disparate. De hecho, es un combate contra una clase social que jerarquiza el territorio en centros y periferias, que no puede sino hacerlo, que necesita hacerlo para mantener sus beneficios. Por ello limitar el combate a la cuestión lingüística solo puede producir impotencia política. Al contrario, contentarse con hablar de lucha anticapitalista sin anclarla en las consecuencias concretas de sometimiento económico y de opresión cultural lleva al mismo callejón sin salida. Este enfoque, que sigue siendo mayoritario entre la izquierda en Francia, lleva de manera consciente o no a una mirada despectiva sobre las formas de revuelta que emergen espontáneamente frente a la dominación.
Sin embargo, no seamos ingenuos. Nuestras luchas contemporáneas se despliegan en un marco preciso, el de la globalización capitalista y de una Europa que es uno de sus polos principales. Esta Europa está repleta de contradicciones y los Estados más poderosos quieren ocupar un lugar hegemónico en ella (Francia y Alemania en particular). Esa es la razón por la que en la Europa del Sur asistimos a una vuelta de los mecanismos coloniales, es decir, a una lógica de sometimiento de estas economías a los centros que son Francia y Alemania. Una expresión significativa de esto es el episodio griego que acabamos de vivir. En este nuevo contexto unas aspiraciones justas pueden ser instrumentalizadas, unas luchas legítimas pueden ser canalizadas hacia objetivos reaccionarios, unas reacciones a la opresión pueden ser manipuladas para asentar otras opresiones. Así es como en nombre de la defensa de las “minorías” se han legitimado varias guerras imperialistas contemporáneas en Oriente Medio y África.
En definitiva, la cuestión que se plantea es la de la lucha para acabar con el sometimiento colonial (y, por lo tanto, del capitalismo al que sirve) y de la concepción del Estado que la acompaña. En nuestra opinión, la solución no está en una vuelta al pasado sino en la invención de un futuro. Para hacerlo, mirar hacia otra parte pude ayudar a desarrollar un imaginario de la liberación. Bolivia, por ejemplo, y su “Estado plurinacional” puede ayudarnos a pensar el futuro.

Notas:

[i] Véase nuestros artículos: 
5) L’attentat contre Charlie Hebdo: l’occultation politique et idéologique des causes, des conséquences et des enjeux, (traducción al castellano:http://www.rebelion.org/noticia.php?id=194329) etc., 


* La Francia continental se conoce con el nombre de l'Hexagone ("el Hexágono") debido a la forma de su perímetro. (N. de la t.)
[ii] Aimé Césaire, Discours sur le colonialisme, Présence africaine, París, 2004 [rééd.], p. 9. [Traducción al castellano, http://www.alca-seltzer.org/descolonizacion/cesaire_libro_discurso_sobre_colonialismo.pdf]
[iii] Rosa Luxemburg, L ’accumulation du capital, tomo 2, Maspero, París, 1976, pp. 43-91. [Traducción al castellano, http://grupgerminal.org/?q=system/files/LA+ACUMULACI%C3%93N+DEL+CAPITAL.pdf]
[iv] Karl Marx, Fondement de la critique de l’économie politique, Anthropos, París, 1968, tomo 1, pp. 203-204.
[v] Aimé Césaire, op. cit.
[vi] Frantz Fanon, Racisme et Culture, in Pour la révolution africaine, La Découverte, París, 2001 [rééd.], pp. 37-53[Traducción al castellano, http://www.matxingunea.org/media/pdf/Fanon_Racismo_y_cultura_web.pdf]. Véase también Frantz Fanon, Peau noire, masques blancs, Seuil, París, 1952. [Traducción al castellano, Piel negra, máscaras blancas, Akal, 2009]
[vii] Denis Diderot, Langue, Œuvres, La Pléiade, París, 1946, p. 210.
[viii] Suzanne Citron, Enseigner l’histoire aujourd’hui. La mémoire perdue et retrouvée, Editions ouvrières, París, 1984, p. 67.
[ix] Bertrand Barrère de Vieuzac, Rapport au comité de salut public, in Michel Certeau, Dominique Julia et Jcaques Revel, Une politique de la langue, Gallimard, París, 1975.

Traducción: Beatriz Morales Bastos (Rebelión)

¿Austeridad? Guerra de clases, mejor dicho: Avisos de un economista polaco en 1944

Aditya Chakrabortty
The Guardian [x]
Marzo de 2013


La mejor guía de lo que sucedió la semana pasada en Gran Bretaña se publicó en 1944. Naturalmente, su autor fue un economista polaco. Puede que ni siquiera los estudiantes de Económicas hayan oído hablar de Micha? Kalecki, pero es la disciplina la que ha empequeñecido, más que su legado. En su época, se reconocía que Kalecki se había anticipado a algunas de las ideas más importantes de Keynes, años antes de que el Maestro publicase su Teoría General, y había ejercido una gran influencia sobre legendarios pensadores de Cambridge como Joan Robinson y Nicky Kaldor.