viernes, 1 de julio de 2016

Un zócalo

Roberto Picozzi
Artepolitica [x] 


Hace algunos días un programa de TV de aire ponía en su zócalo, en tono alarmista: “Lo que más teme Macri: el estallido social”. Recordé todo lo que se habló en los últimos meses sobre las mejoras que vendrían en el actual semestre de 2016. También recordé que la vicepresidenta aclaró, más recientemente, que deberemos esperar un poco más, hasta 2017, para disfrutar de algo que resulta un tanto difuso. ¿Crecimiento económico? ¿Masivas inversiones? ¿Pobreza 0? ¿Nuevos empleos? ¿Todo junto o solamente los dos primeros? ¿Y qué reacción de los trabajadores cabe esperar si se demora una reactivación en un contexto de suba de precios?

jueves, 30 de junio de 2016

Brasil y la corrupción oligárquica

Hedelberto López Blanch*
Opciones
Semanario económico financiero de Cuba [x]

Según la ONG Anticorrupción Transparencia Brasil, de los 594 miembros de las dos cámaras, el 59 % registra cargos y condenas en los tribunales

miércoles, 29 de junio de 2016

Israel/Palestina. Lo sentimos, Mahmoud Rafat Badran, de 15 años, fue asesinado “por error”

Gideon Levy*
Haaretz

Por error los soldados se pararon en el puente, por accidente rociaron con fuego pesado al coche que pasaba sobre la carretera debajo de ellos, sin tener la menor idea de quién iba adentro. Sin querer mataron al adolescente y por accidente hirieron gravemente a cuatro de sus amigos. Por error los soldados pensaron que los pasajeros del coche habían lanzado piedras y derramado aceite en la carretera y erróneamente pensaron que eso les permitía disparar a su antojo.

El nuevo Plan Cóndor neoliberal

Manuel E. Yepe
Alainet [x]

Así como en las décadas de 1970 y 1980  tuvo lugar un Plan  Cóndor -que era una operación de
coordinación criminal y apoyo mutuo entre las dictaduras del Cono Sur del continente americano bajo supervisión de la CIA para asesinar, espiar, vigilar, secuestrar, torturar e intercambiar personas ilegalmente entre países, sin tener en cuenta fronteras, soberanías ni derechos nacionales- hoy America Latina sufre un nuevo “Plan Cóndor” para reimplantar el neoliberalismo.

Atilio Boron: “En Estados Unidos ya piensan cómo se van a llevar el agua de esta región”

Héctor Bernardo
Diario Contexto [x]

Entrevista a Atilio Boron. El investigador analiza las políticas norteamericanas hacia la región. Afirma que el asesinato de Kennedy tuvo que ver con su acercamiento hacia Cuba: “En EE.UU los presidentes son figuras marginales. No son los que deciden”.

martes, 28 de junio de 2016

Corrupción y después…

 Mariano Fraschini
Artepolitica [x]

¿Es la corrupción un fenómeno excepcional en la política argentina? ¿Ha sido durante décadas en nuestro país un problema central a resolver? ¿Ha convivido la corrupción política con una gran parte del sistema político atravesando a la totalidad de los partidos? Si la respuesta a las dos primeras preguntas es un No y es afirmativa para la última, ¿qué  tiene de particular y de extraño el “caso López”?. Si para una buena parte de la opinión pública el gobierno kirchnerista ha sido una administración reñida con los principios republicanos y con los valores de la honestidad ¿Qué viene a ofrecer de novedoso este episodio? ¿La confirmación de algo que “ya se sabía”? ¿O se intenta con esto “algo más” que denunciar un caso grave de corrupción y que involucra a las más altas esferas del gobierno anterior? Pero volvamos al principio. Desde el retorno de la democracia en 1983, muchos fueron los casos de corrupción política en nuestro país. La definición del fenómeno de la corrupción política puede resultar un tanto ambigua pero podemos decir a grandes rasgos que se trata de un robo al patrimonio público del Estado, sea este realizado por agentes públicos (funcionarios políticos ya sea quedándose con dinero del propio Estado o exigiendo coimas) o privados (ya sea evitando pagar impuestos o fugando ilegalmente divisas). Según Aldo Ferrer, quien teorizó sobre estas cosas, “ambas son las dos caras de una misma moneda”. Sin embargo, los que más sanción moral generan son los de los primeros, y no tanto el de los segundos, ya que estos, a pesar de ser mayores en cuanto al volumen de “dinero robado al Estado” implica una amonestación ética a la conducta de los sectores más pudientes de nuestra sociedad, muchas veces invisibles para los hombres “de a pié”. El “caso López” (¿será el único caso?) entra dentro de los primeros, y por ende el de los más condenables para la sociedad. A pesar de que la maratón mediática de los sucesos lejos de aclarar oscurece, el hecho existió y los casi 10 millones de dólares son la “pata material” que hace verosímil el relato y su consecuente condena social. Y no hay vuelta atrás en estas cuestiones. El hecho está, y embarra (pero no elimina con ello, claro) los nobles principios de reparación social y la ampliación de derechos acontecidos durante los últimos doce años. Tampoco la política independiente y de inserción regional mantenida hasta el 2015. Unir todo esto es parte de la estrategia de los sectores retardatarios del poder real de nuestro país, a los que les resulta fundamental fusionar “corrupción” con “derechos”, “bolsos de López” con “paritarias donde se negocian salarios más altos en términos reales”, “robo estructural” con “política de nacionalización”.  Pero como nos interrogamos al principio del post: ¿se trata de un hecho aislado desde el retorno a la democracia?