viernes, 22 de julio de 2016

Un tipo de hechizo: Política y devaluación

Luis Salas Rodríguez
CELAG [x]

La palabra fetiche deriva del portugués “feitiço”, que significa “hechizo”. Y la definición más común de fetichismo, la que sale en el DRAE y en los textos de consulta, reza que se trata de una forma de creencia o culto consistente en otorgar a ciertos objetos como poseedores de poderes mágicos o sobrenaturales. En principio, se supone que el fetichismo es propio del pensamiento primitivo o mágico religioso. Sin embargo, lo que la experiencia ha demostrado es que los mundos modernos y postmodernos no lo dejaron atrás, simplemente reemplazaron los viejos objetos de fetiche por otros nuevos.

La tragedia de los Austrias españoles: la dinastía que fue destruida por la endogamia

César Cérvera
ABC [x]
Algunos de sus miembros alcanzaron coeficientes de consanguineidad cercanos a los habituales en uniones entre dos hermanos o entre un padre y una hija
Retrato de Carlos II «el Hechizado»
Retrato de Carlos II «el Hechizado» - ABC

jueves, 21 de julio de 2016

Paraguay-Bolivia. Después de la guerra. Las relaciones paraguayo-bolivianas desde el Tratado de Paz hasta 1952

Resultado de imagen para guerra del chacoLiliana M. Brezzo*
Revista Ciclos en la historia, la economía y la sociedad [x]

Reseña bibliografica del libro de Ricardo Scavone Yegros, Después de la guerra. Las relaciones paraguayo-bolivianas desde el Tratado de Paz hasta 1952, Asunción, Servilibro, 2013.

miércoles, 20 de julio de 2016

La Nación en armas


Miguel Ángel Scenna*


Tercera y última parte de la selección de textos de Scenna referidos al proceso histórico que concluyó con la incorporación de la Patagonia a la soberanía nacional. Proceso éste que combinó la astucia militar y diplomática con una concepción territorial nacionalista, integradora, modernizante y democrática. El mismo nacionalismo democrático con que se había fundado nuestro ejército y que habrá de perderse, irremediablemente, a partir de 1955.

En este sentido, vale la pena recordar parte de la Orden del Día expresada por el general Julio A. Roca a sus tropas, el 18 de abril de 1879: "En esta campaña no se arma vuestro brazo para herir compatriotas y hermanos extraviados por las pasiones políticas, o para esclavizar y arruinar pueblos o conquistar territorios de las naciones vecinas. Se arma para algo más grande y noble: para combatir por la seguridad y engrandecimiento de la Patria, por la vida y fortuna de millares de argentinos".

martes, 19 de julio de 2016

El fantasma de la Patria Chica

"Paso Alsina”, de Manuel Olascoaga.
 Roca atraviesa el río Colorado: 13 de mayo de 1879
Miguel Ángel Scenna*


Segunda entrega de un texto crucial, tanto para la comprensión de la geopolítica nacional del ejército roquista, como para situar en un ilustrativo período histórico, el modo en que actuó —y actúa hoy desde nuevas argumentaciones— la más perdurable de las zonceras argentinas: “el mal que nos aqueja es la extensión”.

lunes, 18 de julio de 2016

El paraíso fiscal de Tierra del Fuego esta empezando a caerse

(Traducción electronica)









Temprano un martes por la mañana, un equipo de trabajadores, principalmente mujeres es el montaje de los teléfonos móviles. Pelo cubierto y las manos con guantes, se conectan conjuntos de chips y baterías de inserción. Esto casi podría ser China, la tierra natal de Huawei, la empresa que lo ha diseñado estos dispositivos. Pero la planta es 16.000 kilometros (10.000 millas) de distancia de la base de Huawei, y muy lejos de casi todo el resto: en el archipiélago de Tierra del Fuego, un lugar donde el zumbido de energía productiva, impresionante, ya que se ha empezado a morir abajo.

La disputa por la Patagonia

Miguel Ángel Scenna*


Arturo Jauretche (1901-1974) fue quien sistematizó en su libro Ejército y política la tensión fundamental de la política argentina, partiendo de la oposición entre los términos Patria Grande y Patria Chica. “La política del espacio, es decir, la preocupación de las fronteras, es la condición primaria de una Política Nacional”, escribió.
Así, también, en perspectiva histórica señalaba: “Mientras Brasil puso su acento en la extensión, al igual que los hombres de nuestra Patria Grande, la Patria Chica se llamó progresista y puso su acento en la profundidad haciendo predominar la idea del progreso acelerado sobre la extensión”.
Un buen ejemplo es el de Faustino Sarmiento (1811-1888), paladín de la “corrección política” a pesar de su gestualidad inconforme, quien aportó su formidable pluma al progresismo de Patria Chica, en el momento en que Ejército Nacional, fundado por Julio Roca (1843-1914), se aprestaba a emprender la más importante política de fronteras de la historia argentina.
Hoy no estamos tan lejos. El actual afianzamiento de la discursividad indigenista —siempre funcional a las narrativas sociales disgregadoras— promueve la execración de aquella campaña que, en un momento estratégicamente fundamental, incorporó la Patagonia a la soberanía nacional.
Como un aporte a esta discusión, vamos a publicar una serie de escritos dedicados a los motivos, circunstancias y contextos de aquel período crucial.
Comenzaremos con el primero de tres fragmentos de una obra imprescindible de nuestra historiografía: Argentina — Chile: una frontera caliente de Miguel Angel Scenna (1924-1981), tratando de ubicar la interpretación de la campaña roquista en un marco más amplio del que ofrecen los viejos y nuevos “progresistas”. 

Roca y la cuestión nacional


Arturo Jauretche

Si se excluye de su producción literaria Ejército y Política, se corre el riesgo de transformar a Arturo Jauretche en algo distinto a lo que fue: un vigoroso pensador y militante del nacionalismo democrático argentino. 

Hoy que la partidocracia guaranga lo ha convertido en un fabricante de aforismos y cierta prensa tilinga en una especie de humorista, bonachón y afecto al progresismo, resulta de fundamental importancia recuperar, aunque sea fragmentariamente, este libro indispensable para la comprensión de nuestra historia.

En la revolución del 74, el Ejército Nacional liquida definitivamente los restos del ejército de facción de (Bartolomé) Mitre y en la Revolución del 80, la oligarquía porteña es derrotada y el Ejército Nacional impone, conjuntamente con la capitalización de Buenos Aires, un concepto de unidad del país frente a la hegemonía porteña.