viernes, 5 de agosto de 2016

La noche de los bastones largos. En vez de votos, botas

Mario Rapoport *

El 28 junio de 1966, un golpe militar, con la anuencia de sectores civiles, políticos y sindicales y una fuerte campaña previa de los medios de información –como la que soportaron Yrigoyen en 1930 y Perón en 1945 con resultados distintos–, depuso al presidente radical Arturo Illia. Las Fuerzas Armadas abandonaban así el rol tutelar que venían ejerciendo desde la caída de Perón, en 1955, sobre gobiernos emergentes de un régimen deslegitimado por la proscripción del peronismo. Al igual que en golpes anteriores, la desestabilización empezó mucho antes y los medios de la época tuvieron mucho que ver en ello, en especial los periodistas Mariano Grondona, Bernardo Neustadt y Mariano Montemayor, como señala Miguel Angel Taroncher en su libro sobre la caída de Illia. Esos periodistas contribuyeron “como parte integrante del poder mediático, a la campaña de prensa sobre la base de coincidentes mensajes críticos contra el gobierno” radical. A través de ellos jugaban sofisticadas revistas de opinión un rol que en golpes anteriores habían desempeñado periódicos de lectura masiva.

El miedo como recurso de la política

José Natanson
Le Monde diplomatique

El miedo, en tanto sentimiento colectivo, no es un tema de la psicología sino de la política: saber articularlo desde arriba puede ser un poderoso recurso del poder.

A la muerte del siniestro verdugo de Pinochet

Vicky Peláez
Sputniknews [x]
La muerte es un castigo para algunos, para otros un regalo, y para muchos un favor (Séneca, 4 a.C.-65 d.C.)
El deceso de cada ser humano nos hace reflexionar sobre el significado de la vida y la huella que ha dejado el difunto en esta tierra. Pero hay casos escalofriantes de personas que hacen inolvidables el sendero de sangre y sufrimiento que dejaron detrás de cada paso en el que avanzaban.

La verdadera razón por la cual EE.UU. utilizó armas nucleares contra Japón

CALPU [x]
No se necesitaban armas atómicas para terminar la guerra o “salvar vidas”
Como a todos los estadounidenses, me enseñaron que EE.UU. lanzó bombas nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki para terminar la Segunda Guerra Mundial y salvar vidas estadounidenses y japonesas. Sin embargo, la mayoría de los altos oficiales militares estadounidenses de la época dijeron otra cosa.

Hiroshima y Nagasaki: la era nuclear

Alejandro Nadal
La Jornada [x]

El Almanaque de granjeros revela que el 31 de mayo de 1945 fue un bonito día en Washington. Las condiciones eran agradables: el sol brillaba y por la mañana soplaba una suave brisa desde el noroeste. Era un día esplendido para discutir el empleo de las armas nucleares que Estados Unidos estaba desarrollando.

Hiroshima y Nagasaki 70 años después de la bomba atómica

Amy Goodman* y Denis Moynihan
Democracy now!

El 6 de agosto de 1945, el mundo cambió para siempre. Ese día, Estados Unidos lanzó por primera vez en la historia un arma nuclear contra población civil, la de Hiroshima, en Japón. Tres días más tarde lanzó la segunda y, hasta ahora, última bomba atómica utilizada contra objetivos humanos en Nagasaki, Japón. Cientos de miles de personas murieron, muchas sufrieron quemaduras graves y miles fueron víctimas de los efectos de largo plazo del envenenamiento por radiación. Muchos sobrevivientes de las dos terribles explosiones, denominados “hibakusha” en japonés, aún están vivos y cuentan sus experiencias. Mientras que el mundo ha evitado ataques nucleares desde aquellos días de 1945, la amenaza de una potencial devastación nuclear permanece aún latente. Sin embargo, de las cenizas de estas dos terribles explosiones surgió un movimiento a favor de la abolición de las armas nucleares que sigue llevando adelante su campaña pacifista para eliminar estas armas.

En la sombra de Hiroshima

Noam Chomsky
La Jornada [x]
(5 de agosto de 2012)

El 6 de agosto, aniversario de Hiroshima, debería ser un día de reflexión sombría, no sólo acerca de los sucesos terribles de esa fecha en 1945, sino también sobre lo que revelaron: que los seres humanos, en su dedicada búsqueda de medios para aumentar su capacidad de destrucción, finalmente habían logrado encontrar una forma de acercarse al límite final. Los actos en memoria de ese día tienen un significado especial este año.

Genocidio nuclear por ambición imperialista

Manuel E. Yepe [x]
En junio de ese año, el régimen de Japón había comunicado a los gobiernos de Suecia, Suiza y la Unión Soviética su intención de rendirse, poniendo como una única condición a negociar que el Emperador Hiroito se mantuviera como jefe nominal del Estado.

Hiroshima-Nagasaki : las verdaderas razones

Ross Harrold
NPA [x]

Los días 6 y 9 de agosto de 1945, en unos segundos, fueron aniquiladas las vidas de al menos 150 000 japoneses. Las semanas y meses posteriores, decenas de miles murieron aún, a menudo en medio de atroces sufrimientos...

Hoy, igual que entonces en el campo de los aliados, hay aún políticos y "expertos" que afirman que, a pesar del horror, los bombardeos eran necesarios para evitar la muerte de centenares de miles de soldados y civiles en una guerra muy larga. Este argumento es falso y oculta las verdaderas motivaciones del gobierno americano.

Los dos pilotos de Hiroshima

 José Pablo Feinmann
Pagina 12 [x]

En 1956, el filósofo vienés Günther Anders inicia una correspondencia con el piloto arrepentido, loco, definitivamente extraviado, de Hiroshima. Porque hay otro: sólido, impasible, que disfruta los frutos de un triunfo de la patria, la destrucción como ofrenda extrema entregada a la nación y a sus habitantes. Nos ocuparemos del primero. Del pobre loco. Aunque no dejaremos de mencionar el ejemplo que ha dejado al mundo el otro: el que fue capaz de asumir un genocidio como la más brillante de todas sus medallas, como el más destellante presente que podía un soldado ofrecer, primero, a su Ejército, y segundo en paralelo, a su nación y a sus habitantes. Qué tanto, ¡había que ganar esa guerra!

Hiroshima y Nagasaki 69 años después

Amy Goodman, con la colaboración de Denis Moynihan
Democracy Now!
8 de agosto de 2014
“Odio la guerra”, afirmó Koji Hosokawa cuando nos encontrábamos junto a la llamada Cúpula de la Bomba Atómica en Hiroshima, Japón. En un extremo del Parque Conmemorativo de la Paz de Hiroshima se erige el esqueleto de un edificio de cuatro pisos. El edificio fue uno de los pocos que quedaron en pie después de que Estados Unidos lanzara la bomba atómica en Hiroshima el 6 de agosto de 1945 a las 8.15 de la mañana. Tres días más tarde, Estados Unidos lanzó una segunda bomba en Nagasaki. Cientos de miles de civiles murieron, muchos al instante y otros tantos lentamente como consecuencia de quemaduras graves y de lo que más tarde pasó a conocerse como enfermedades provocadas por la radiación.

Hiroshima olvidada

Atilio A. Boron [x]
6 de Agosto, 2014.
El hongo atómico luego del bombardeo a Hiroshima

En un día como hoy, pero hace 69 años, se cometía un acto de una barbarie inusitada por su mortal eficacia y su descomunal escala destructiva: la ciudad japonesa de Hiroshima era literalmente barrida de la faz de la tierra por una bomba atómica arrojada por el Enola Gay, un bombardero B-29 de los Estados Unidos. En apenas un instante unas 80.000 personas de las 350.000 que vivían en esa ciudad fueron calcinadas y reducidas a cenizas al ser impactadas por un vendaval radioactivo de más de 2.000 grados de temperatura. Al cabo de unos pocos años se sumarían entre 50 y 80 mil nuevas víctimas, aparte de quienes sobrevivieron con terribles quemaduras y lesiones de todo tipo y los nacidos con insanables deformaciones que les marcarían toda su vida. En un alarde de sadismo sin precedentes el presidente Harry Truman ordenaría un segundo bombardeo atómico, esta vez sobre Nagasaki, otra ciudad indefensa al igual que la anterior, exterminando otras  73.000 personas en menos de un segundo. El recuento total de las víctimas que murieron a causa de los dos bombardeos –tanto los que perecieron en el acto como quienes fallecieron con posterioridad- llegaba, en el año 2008, a poco más de 400.000 personas. El relato oficial estadounidense es que el bombardeo atómico precipitó la rendición incondicional de Japón y puso fin a la Segunda Guerra Mundial, ahorrando así miles de vidas de soldados norteamericanos. Pero la historia es diferente.

Colombia. La Masacre de Marquetalia y el nacimiento de las Farc

La Masacre de Marquetalia
Johnny Delgado M.*
El Espectador [x]

Algunos comerciantes de Manzanares y Marquetalia venían conversando dentro del bus de la empresa Arauca que se desplazaba lentamente en esa madrugada del lunes 5 de agosto de 1963, en cercanías del sitio La Italia, en la carretera que comunica a Marquetalia con Victoria en el oriente del departamento de Caldas. Iban a comprar y hacer transacciones bancarias a Honda o a la feria de Samaná.
Virgen en homenaje a las 39 personas que perdieron la vida.

Renta ciudadana, salida viable a la crisis

Leonardo Boff
Alainet [x]

La crisis económico-financiera de 2007-2008 estremeció los fundamentos de la economía capitalista (esta es su modo de producción) y el neoliberalismo (este es su expresión política). La tesis básica era dar primacía al mercado, a la libre iniciativa, a la acumulación privada, a la lógica de la competición en detrimento de la lógica de la cooperación y a un Estado mínimo. El lema en Wall Street de Nueva York era: greed is good, la codicia es buena. Quien mira desde una perspectiva mínimamente ética ya podía saber que un sistema montado sobre un vicio (codicia) y no sobre una virtud (bien común), jamás podría resultar bien. Un día se derrumbaría.

jueves, 4 de agosto de 2016


Homilia por el 25º aniversario del asesinato de Enrique Angelelli

Miguel Esteban Hesayne

25 ANIVERSARIO DEL MARTIRIO DE ENRIQUE ANGELELLI
Homilía 5-VIII-01

Con motivo del Jubileo 2000, el Papa Juan Pablo II reclamó a las Iglesias locales hicieran memoria de sus mártires- en caso que los tuvieran- para reafirmarse en el seguimiento de Jesucristo el Señor de la Iglesia y de la Historia.-

Enrique Angelelli: Un obispo molesto para el poder


Un 4 de agosto de 1976, el Obispo Enrique Angelelli aparecía muerto sobre la ruta que llevaba a la ciudad de La Rioja. A fines de julio de ese año, se había formado el "grupo de tareas" encargado de eliminar a Angelelli.  


El 4 de agosto, después del mediodía, Angelelli salió de la localidad de Chamical hacia la ciudad de La Rioja, conduciendo la camioneta del obispado. Iba acompañado por el padre Arturo Pinto, llevando consigo una carpeta con pruebas y testimonios del secuestro, tortura y asesinato de los curas Gabriel Longeville y Carlos de Dios Murías.  Fueron perseguidos por un coche de color claro, quizás blanco, que los alcanzó en Punta de los Llanos, donde se les fue encima a gran velocidad y los encerró, provocando el vuelco de la camioneta. Angelelli fue sacado del vehículo, la nuca molida a golpes, lo dejaron tirado sobre el asfalto.  Su reloj, roto, marcaba las 3 de la tarde. 

“Hermana, no ha visto nada”

Washington  Uranga
Pagina/12 [x]
(31 de julio de 2006)

Enrique Angelelli había nacido en Córdoba el 17 de julio de 1923 y fue ordenado sacerdote en Roma el 9 de octubre de 1949. Desde 1961, por decisión del entonces papa Juan XXIII, fue designado obispo auxiliar de Córdoba y desde 1968 el papa Pablo VI lo hizo titular de la diócesis de La Rioja. El 4 de agosto de 1976, después de muchos enfrentamientos con el poder y tras el asesinato de dos de sus curas, Juan de Dios Murias y Gabriel Longueville, la muerte lo sorprendió en una ruta riojana. El gobierno militar siempre habló de “accidente” automovilístico e incluso se echaron a correr rumores acerca de la impericia de Angelelli para manejar. Las autoridades de la Conferencia Episcopal anunciaron “investigaciones”, pero nunca se apartaron de la versión oficial o bien dejaron, en todo momento, instaladas las dudas acerca de la muerte de una figura que ciertamente les resultaba molesta y que poco antes, en 1975, había afirmado que “ser hombres de la luz es no evadirnos de nuestra realidad y construir nuestra historia con los demás”.

Reportaje a Miguel Ramondetti del Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo: “Todos sabían lo que pasaba, que no vengan con el cuento”

 Luis Bruschtein
Pagina 12 [x]
(24 de mayo de 1999)
El Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo alcanzó a reunir a más de 500 curas de parroquias populares en la Argentina de los años ‘70. Muchos de ellos fueron asesinados, desaparecidos, presos o exiliados. Ramondetti era cura obrero en Goya. Cuando regresó  del exilio no quiso integrarse al ministerio religioso, “después de   lo que había pasado ante la pasividad de la Iglesia”.

martes, 2 de agosto de 2016

Raymundo Ongaro. Prohibido, pero nunca en silencio




Daniel Parcero, Marcelo Helfgot y Diego Dulce
Biblioteca política Argentina – Nº 109
La Argentina exiliada
Casa natal de Raimundo Ongaro, en Mar del Plata
“Mis estudios los hice en un colegio religioso. Era el primero en todo. Por eso los curas me insistían en que siguiera la carera de sacerdote. Si no –me decían- Dios me iba a castigar. Yo siempre me identifiqué con la imagen de Jesús. Pero me dí cuenta que Jesús estaba con los pobres por eso decidí unirme a ellos”. Así cuenta Raimundo Ongaro su opción vocacional. Pasó de ser compositor, profesor de música y director de orquesta en su juventud, a trabajar como obrero gráfico y de allí dio el salto hacia la dirigencia sindical. Fue Secretario General de la legendaria CGT de los Argentinos. Sufrió encarcelamientos, allanamientos, secuestros y humillaciones varias. Pero nunca quiso abandonar su país. Sólo cuando le asesinaron un hijo resolvió cambiar de postura y marchar hacia el exilio. Denunció a través del mundo la represión en Argentina, mientras se prohibía mencionar su nombre en cualquier medo de difusión del país. Sin embargo, Ongaro continuó siendo el símbolo del gremialismo combativo para el movimiento obrero. Místico, estudioso, locuaz, orillando los 60 años no se propuso nuevas metas. Solo continuar luchando por las justas reivindicaciones de los trabajadores.

España. Lecciones de la historia

 Jorge Majduf


El mismo día que Cristóbal Colón partió del puerto de Palos, el 3 de agosto de 1492, vencía el plazo para que los judíos de España abandonaran su país, España. En la mente del almirante habían al menos dos poderosos objetivos, dos verdades irrefutables: las riquezas materiales de Asia y la religión perfecta de Europa. 

José Natanson: “El kirchnerismo está en una etapa de mucho desconcierto”

Fernando Rosso
La Izquierda Diario

Vos acuñaste la definición de que el PRO era una “nueva derecha”. Viendo la experiencia de estos seis meses ¿reafirmas esa definición?

- Sí, en términos generales sí. Obviamente cuando uno mira las cosas antes de que sucedan tiene una apreciación y cuando empiezan a suceder tiene otra. Creo que el PRO es una nueva derecha y lo sigo sosteniendo en el sentido que lo planteé originalmente. Es una derecha democrática, es decir, juega dentro de los juegos de la democracia representativa y liberal. Es posneoliberal, en el sentido más boludo del término: el neoliberalismo ya ocurrió en la Argentina y muchas de las reformas neoliberales siguieron vigentes, incluso durante el kirchnerismo. Si uno mira algunos indicadores de apertura de la economía, de importaciones y exportaciones y hasta de flexibilización laboral, hubo varias cosas que cambiaron durante los ’90 y que las contrarreformas kirchneristas, hasta cierto modo modificaron, pero a partir de cierto punto no. Argentina en los ´90 se transformó en una economía de mercado plena y esa economía se mantuvo durante el kirchnerismo, no dejó de existir.

El 2 de agosto de 1979 fallece en Villa "Mercedes", Lima, Victor Raúl Haya de la Torre del APRA.

Andrés Townsend Ezcurra.
Palabras pronunciadas por Andrés Townsend Ezcurra en las exequias de Haya de la Torre

lunes, 1 de agosto de 2016

En el umbral de un gran cambio

Arturo Uslar Pietri*
Le Monde diplomatique

De cara a las elecciones presidenciales de 1998, Venezuela sufría la baja de los precios del petróleo y la crisis financiera internacional. Los dos principales partidos del país, Acción Democrática y COPEI, estaban en decadencia. Las encuestas daban como favorito al coronel Hugo Chávez, que denunciaba la corrupción, la persistencia de las desigualdades y se rebelaba contra la globalización.

Bourdieu en el corazón

Loïc Wacquant   

Wacquant se entrevista a sí mismo con motivo del décimo aniversario del fallecimiento de su amigo, el sociólogo Pierre Bourdieu.

La estrella inmerecida

Mario Goloboff *
Pagina/12 [x]
25 de octubre de 2013
Dolores Lebrón Sotomayor, más conocida en la vida política y social del continente como Lolita Lebrón, vivió noventa años, pero no le alcanzaron para ver su patria liberada. La Puerto Rico de sus pasiones sigue siendo, hasta hoy, colonia norteamericana, bajo el púdico título de Estado Libre Asociado a la Unión.

El polvo de la condesa

Quina Santa Catalina
Javier Coria
Revista Rambla [x]

En la época del virreinato del Perú, los indígenas guardaban un secreto que ya conocían desde los principios del Imperio Inca. Los colonizadores españoles les podían arrebatar oro y piedras preciosas, pero el secreto de la “corteza mágica”, no estaban dispuestos a que fuera conocido por los invasores.