viernes, 25 de noviembre de 2016

Cinco nuevos pobres por minuto: la Argentina de Macri

La sopa de los pobres- Reynaldo Giudici
Claudio Lozano Tomás Raffo Samantha Horwitz y Javier Rameri

En un reciente material (1), a propósito de los nuevos índices de pobreza e indigencia presentados por el Nuevo INDEC; hemos defendido la actualización metodológica practicada por el citado organismo frente al furibundo ataque de que fuera objeto por parte de algunas usinas de intelectuales y periodistas comprometidos con la gestión anterior. Sin embargo, hay una pequeña parte del cuestionamiento a la presentación del INDEC que compartimos. El Nuevo INDEC no presentó en su comunicado de prensa junto a los resultados de la actualización metodológica un apartado con los resultados que hubiéramos tenido en las tasas de pobreza e indigencia con la metodología anterior. Del mismo modo, tampoco hizo una corrección de las series de la metodología anterior en el período en que claramente se practicó la manipulación grosera de las estadísticas sociales (período 2007 – 2015), de modo que no brindó un empalme de la nueva metodología con una serie de tiempo que permita su comparación.

EEUU: pánico y desesperación en el gobierno en la sombra

Vicky Peláez

Hasta unos días antes de las elecciones presidenciales, los globalizadores neoliberales iluminados dirigidos por un gobierno en la sombra de los más ricos y poderosos, vivían eufóricos calculando las nuevas ganancias y el poder que adquirirían con la elección de su candidata Hillary Clinton como presidenta de EEUU.
Ver lo que está delante de nuestros ojos requiere un esfuerzo constante (George Orwell, 1903-1950)

jueves, 24 de noviembre de 2016

Macri, Temer y Peña Nieto, huérfanos de Hillary

Emir Sader

Estaba todo listo para que Hillary Clinton sembrara todo aquello por lo cual ella había trabajado tanto. Al final, había sido ella la principal responsable por la nueva forma de golpe de Estado en América Latina, con el derrocamiento del gobierno de Manuel Zelaya en Honduras, después de que el último intento de golpe militar clásico en Venezuela, en 2002, había fracasado. Ella y su gobierno apoyaron el golpe en contra de Fernando Lugo, que siguió el mismo guión, y luego Hillary y Obama callaron, de forma cómplice, frente al golpe en Brasil.

Colombia sin paz y ahogada en sangre

Colectivo de Colombianos refugiados en Asturias

Mañana [25 de noviembre de 2016] se firmarán con carácter definitivo los Acuerdos entre las FARC y el gobierno colombiano. Eso esperamos quienes estamos cansados de la violencia y preocupados porque se está exterminando con impunidad a la dirigencia social que ha sobrevivido a la guerra. 
Captura de pantalla de la campaña por los líderes sociales asesinados en Colombia en un recrudecimiento del conflicto social.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

martes, 22 de noviembre de 2016

A las puertas del infierno El imperio del caos

Tom Engelhardt*

Con Trump de presidente, ¿se acaba el experimento estadounidense?
Lo único que se puede decir de los imperios es que, en su culminación –o en las cercanías de ella– siempre representaron tanto un principio de orden como de dominación. Por lo tanto, he aquí lo desconcertante de la versión estadounidense de un imperio en los tiempos en que se decía que este país era “la única superpotencia”, cuando estaba destinando más dinero a sus fuerzas armadas que el conjunto de las 10 naciones que le seguían en el mundo en relación con los gastos militares: ha sido un imperio del caos.
En septiembre de 2002, Amr Moussa, por entonces secretario general de la Liga Árabe, hizo una advertencia que nunca he olvidado. La intención de la administración Bush de invadir Irak y derrocar a su gobernante, Saddam Hussein, ya era del todo evidente. De dar ese paso, insistía Moussa, se “abrirán las puertas del infierno”. Su presagio pasó a ser cualquier cosa menos una hipérbole, y las puertas no volvieron a cerrarse nunca.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Batalla de Caseros

Revisionistas
El 21 de noviembre de 1851 se firmó en Montevideo el tratado de alianza entre el imperio del Brasil, Entre Ríos (con Corrientes como agregada) y el Estado Oriental, para llevar la guerra contra la Confederación, bajo la máscara de una cruzada contra el “dictador argentino”.
Conviene recordar las cláusulas de este tratado, cuya mención suele omitirse por explicables escrúpulos.

Cuando el franquismo censuró el ‘boom’ latinoamericano

Felipe Sánchez

Después de que en 1967 el franquismo prohibiera la publicación de Cambio de piel, de Carlos Fuentes, Seix Barral recibió la noticia de que tampoco podría editar en España —como era su intención— Rayuela, la novela de Julio Cortázar que había visto la luz en Argentina de la mano de Francisco Porrúa en su sello Sudamericana.
Desde la izquierda, García Hortelano, Carlos Barral, García Márquez, y Vargas Llosa; la derecha, José María Castellet, en 1970 en Barcelona.
Desde la izquierda, García Hortelano, Carlos Barral, García Márquez, y Vargas Llosa; la derecha, José María Castellet, en 1970 en Barcelona. EFE

Revolución Mexicana: la lucha por la tierra y la justicia social

José Luis Marín

La lucha por la tierra y la justicia social, claves de la Revolución Mexicana
Regeneración
La Revolución Mexicana se presenta como una enorme guerra campesina por la tierra, que llevada por su propia dinámica pone en cuestión el poder y la estructura del Estado, controlado hasta entonces por los terratenientes, banqueros y mineros.  De 14 millones de habitantes, 11 millones vivían dentro del sistema de las haciendas, de los cuales 9 millones eran peones acapillados, es decir eran esclavos de las haciendas. A ello hay que agregar que la dictadura sometía completamente a la población a los designios de hacendados, mineros, banqueros y de las clases dominantes. Eran los señores de la horca y el cuchillo, dueños de vidas y de riquezas. Porfirio Díaz estableció el gobierno dictatorial personal absolutista más perfecto, decía John Kenneth Turner, el periodista estadunidense que escribió el libr oMéxico Bárbaro, la primera denuncia internacional de la dictadura porfirista

Franco ganó la guerra, la postguerra y la Transición

Vicenç Navarro*

El nuevo aniversario de la muerte del dictador Franco casi ha pasado desapercibido en España, hecho que se ha presentado en un gran número de medios de información del país como un indicador de la madurez de la sociedad española, que ya ha dejado atrás páginas de su historia que es mejor olvidar, para centrarnos en el futuro, tal como han indicado tanto el Presidente del gobierno español, el Sr. Rajoy, como el candidato a la Presidencia del Estado español por parte del partido Ciudadanos, el Sr. Rivera. Según esta postura, hostil a la recuperación de la memoria histórica, la transición de la dictadura a la democracia, considerada como modélica, terminó una etapa e inició otra, la democracia, que supuestamente comenzó desde cero. Esta visión, dominante en los círculos de la derecha española, ha sido también compartida, aunque en una versión más light, por el partido socialista, PSOE, que, junto con el PP, han gobernado España durante la práctica totalidad de los casi cuarenta años de régimen democrático post dictatorial.